Los falsificadores. Bradford Morrow

Historias de asesinatos en las que los libros tienen un papel fundamental

«No llegaron a encontrar las manos». No creo que nadie pueda negar que esta frase, como inicio de una novela de misterio, resulta de lo más prometedoraPues así es como empieza Los falsificadores, de Bradford Morrow, publicada por Siruela en su colección Nuevos Tiempos.

Los falsificadores es una novela que se encuadra en ese subgénero apasionante que los anglosajones han dado en llamar bibliomystery; es decir, aquel que reúne historias de asesinatos en las que los libros tienen un papel fundamental (un subgénero que tiene ejemplos sobresalientes como El ladrón que citaba a Kipling, de Lawrence Block, o El manuscrito Poe, de la olvidada Amelia Reynolds Long, o Libros peligrosos, de Marco Page… por mencionar algunos).

Porque, efectivamente, Los falsificadores, partiendo del impactante inicio que hemos comentado, se centra en el apasionante mundo de los coleccionistas de libros y de las falsificaciones de autógrafos y dedicatorias con las que se eleva el valor de codiciadas primeras ediciones.

Adam Diehl, un misántropo coleccionista de libros raros, es atacado con inusitada violencia en su casa de la playa. No sólo le han golpeado salvajemente en la cabeza, sino, lo que es más espeluznante, le han amputado ambas manos; también han sido arrancadas muchas de las páginas de cortesía, aquellas donde se escriben las dedicatorias, de su valiosa colección de libros. Aunque todavía estaba vivo cuando le encuentran, Diehl morirá pocos días después del ataque, sin llegar a recobrar el conocimiento, en un hospital de Nueva York.


pasión por los libros y la creación


La historia está relatada en primera persona por otro apasionado bibliófilo de oscuro pasado que es, además, el novio de la hermana de Diehl, dueña también de una librería en Nueva York.

El amor, o más bien la pasión, por los libros y, sobre todo, por el acto de creación, es el telón de fondo de esta historia oscura y absorbente, en la que muchas veces lo original no puede distinguirse de la falsificación, ni la verdad de la impostura.

Una baza importante de la novela es la maestría con la que se muestra el muy peculiar mundo del coleccionismo y los entresijos de la mente de aquellos que están dispuestos a casi todo por poseer una edición especial; máxime si tiene unas letras manuscritas del autor venerado porque, al parecer, esa posesión crea en el bibliómano apasionado un sentimiento especial de vinculación al escritor admirado y su obra (y en esta novela encontraran especial gozo la legión de admiradores de Conan Doyle y su más admirado personaje). 

Del mundo de los bibliómanos bien puede contar, porque bien lo conoce, el autor, Bradford Morrow (nacido en Baltimore, en 1951), Morrow, tras una juventud viajera, se especializó en literatura inglesa y comparada y ha dedicado su vida a la enseñanza de la literatura en prestigiosas universidades; es también un reputado novelista, poeta, ensayista y editor de la revista literaria Conjunctions, labores por las que ha recibido importantes premios. Un libro para los fanáticos de la bibliomanía y el crimen.

Siruela, 2018
Compra en Casa del Libro

José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario