La fiebre del heno. Stanislaw Lem

Diversos paradigmas científicos para esclarecer un misterio

Un antiguo astronauta norteamericano, aquejado de una gravísima alergia, está llevando a cabo un extraño periplo por Nápoles y Roma. Está siguiendo la misma, y peligrosa, ruta que un compatriota suyo realizó meses antes con grave riesgo para su vidaPara colmo, en un aeropuerto romano, nuestro protagonista se ve involucrado en un atentado terrorista de singulares características. 

Este es el intrigante comienzo de la desconcertante investigación que el veterano astronauta lleva a cabo para esclarecer los extraños sucesos que han llevado a la locura y muerte, tras sufrir diversas formas de alergia, de un importante número de varones de edad madura que tienen en común el haber pasado una temporada en un balneario napolitano. 

Las extrañas coincidencias que concurren en las muertes, hacen pensar en un extraño caso criminal, pero ni las policías locales ni la Interpol dan con la clave de lo que pueda haber detrás de tan extraña epidemia mortal

El ex astronauta pesquisidor finalmente se dirige a París, donde contacta con el matemático del CNRS, Pierre Barth, que reúne a un grupo de científicos de diversas áreas del saber -matemáticos, químicos, médicos, biólogos, juristas- con el objetivo de aunar su saber para dar luz a tan extraños sucesos. 


...de paso Lem anticipa hechos y reacciones sociales


Esta es una novela de intriga singular, pues ni es estrictamente una novela enigma, aunque se piensa mucho en cómo resolver el misterio, ni es exactamente una novela procedural, pues las investigaciones propias de la ciencia criminológica no aportan nada útil para el desvelamiento del problema. Precisamente, la originalidad de esta novela es que, en lugar de una investigación criminológica, se recurre a la opción –y veremos qué tal resulta- de utilizar diversos paradigmas científicos que el autor nos irá proponiendo a lo largo de la narración. 

Pero no esperen, con lo dicho anteriormente, una novela fría y racionalista, porque a lo largo de la narración el autor logra un tono de tensión, de incertidumbre, de suspense, que nos genera una profunda inquietud y desazón que no nos abandonará hasta cerrar el libro. Son sensaciones que Lem logra porque, al igual que nos propone el uso de las poderosas parafernalias teóricas y experimentales de la Ciencia, también nos muestra sus límites y debilidades. 

Como quien no quiere la cosa, el autor hace una poderosa reflexión de la situación social y económica de los años setenta, analizando el papel de las diversas potencias en el tablero mundial y sus repercusiones socioeconómicas. Sorprende mucho observar como Lem logró anticipar hechos y reacciones sociales que estamos viviendo en nuestros días. 

El escenario de la narración se encuentra dentro de los cánones de lo realista, usando diversas situaciones de Europa occidental a mediados de los años setenta del pasado siglo; pero el autor no puede evitar dejar caer una gota de ciencia-ficción, o al menos de una cierta anticipación futurista, en la descripción de algunos lugares, o de ciertos planteamientos de avances científicos, que dan un toque poderoso, aunque a veces desconcertante, a la narración. 

Pero el gran tema que se aborda en esta novela es el peso e influencia de lo caótico y azaroso en los hechos vitales, como se ve en la secuencia de sucesos dolosos que el protagonista ha de investigar. 

Lo que realmente se plantea a lo largo de la narración es si los daños que sufrimos pueden siempre ser explicados desde una concepción causal-criminal, o bien tenemos que echar mano de formulaciones que admiten la casualidad y están más inmersas en la teoría del caos

De ahí lo inquietante que resulta esta narración, pues no sólo nos impacta por lo tenebroso de los sucesos que relata, sino por la inquietud ante aquello que desencadena todos estos crímenes. 

Una novela distinta, escrita por uno de los más grandes escritores de literatura de ciencia ficción- que ya nos impactó con aquel inquietante relato llamado La investigación- y que ahora nos propone una nueva concepción dentro de ese género literario

Impedimenta, 2018
Compra en Casa del Libro 

José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario