Series negras. León Arsenal

El blues de la mala suerte


Series negras es, ante todo, un thriller de acción, una novela poblada por hombres y mujeres intensos que no dudan en emplear sus músculos. Hombres que no tienen problema en soltar puños, mujeres monumentales que disfrutan con la seducción y sus rituales… Si les apetece recuperar lo mejor de la novela negra norteamericana, su sentido de la maravilla, esta es su novela.



El título hace alusión a la cadena de acontecimientos que el protagonista se ve obligado a asumir o sobrellevar con toda la dignidad que puede. Tendrá que vérselas, por cierto, con deudas que le llevan a la bancarrota, matones, mujeres intrigantes y tramas que tardará en asimilar. Serendipia o sincronicidad podrían ser los términos que describen estos acontecimientos significativos en los que Carmelo Bey Ponga está condenado a ir un paso por detrás, dejándose siempre sorprender por la realidad, como si esa realidad formase unos arabescos caprichosos que nunca es capaz de anticipar. Carmelo es tremendamente intuitivo y trata de adelantarse a los hechos, pero no siempre con él éxito que quisiera.



Viendo la solidez del tono, la fuerza expresiva y la tensión constante de Series negras, más de uno se sorprenderá al saber que es la primera novela negra de León Arsenal. Aclamado autor de novelas históricas con varios best sellers en su haber, demuestra en estas páginas verdadera maestría a la hora de mantener nuestra atención página tras página, gracias, como es habitual en él, a una prosa enérgica y guerrera que no admite puntos muertos.



 el lecho, otro campo donde investigar


Series negras es un thriller ambientado en Madrid, con el tráfico de antigüedades y obras de arte y las luchas por una herencia como telón de fondo. Lo más interesante de esta novela es su descenso al asfalto y la búsqueda de personajes comunes, gente corriente que se ve abocada a tomar decisiones que no admiten vuelta atrás. No hablamos ni de lejos de profesionales de la criminología, sino de obreros y pequeños empresarios que intentan evitar la ruina económica, con bastante presencia, por más señas, del mundo de la construcción, ese mismo que fue balón de oxígeno durante unos años y no tardaría en convertirse en un erial. 


El azaroso investigador, Carmelo Bey Ponga, fue policía en México durante una temporada, y después de desempeñar muchos oficios, se dedica a las energías alternativas y es propietario de un taller de construcción de paneles solares. Más intuitivo que inteligente, y diestro en el manejo de armas de fuego, Carmelo no dudará en poner su cuerpo al servicio de una corazonada, y conforme avance la investigación le acompañaremos a locales swinger y BDSM. No esperen escenas eróticas que sirvan para distraer la trama; al contrario, el lecho será otro campo de batalla donde esclarecer la verdad.

Harper Collins, 2018
David G. Panadero
Publicar un comentario