Libros peligrosos. Marco Page

Los libros tienen un papel protagonista en el misterio: bibliomistery

Con Libros peligrosos, la editorial Espuela de plata inaugura una colección llamada a colmar de satisfacciones a los amantes de la novela clásica de misterio en una de sus más peculiares y atrayentes variedades, esa que los anglosajones han dado en llamar bibliomystery, porque enmarca el asesinato en historias donde los libros tienen un papel protagonista. Y a los ejemplos de este subgénero que se citan en el prólogo de Libros peligrosos no podemos por menos de añadir algunos a los que tenemos especial cariño y que bien merecerían figurar en esta colección: El Ladrón que citaba a Kipling, de Lawrence Block, o El manuscrito Poe, de la olvidada Amelia Reynolds Long.

Libros peligrosos (Fast Company, en su título original) fue la primera novela de Harry Kurnitz (1908-1968), un periodista de temas culturales que, con su nombre real, llegó a ser un importante guionista de la época dorada de Hollywood y, con el alias de Marco Page, también fue autor de unas pocas pero interesantes novelas policiacas (solo escribió cuatro y un serial).

Libros peligrosos es una estupenda novela de misterio, centrada en la investigación del asesinato de un rico librero de pésima reputación. Si bien, la trama brilla por sí misma (inteligente, llena de acción y muy bien estructura y desarrollada), quizá uno de los grandes logros de esta novela, el que más la hace sobresalir entre otras de misterio, sea su toque humorístico, presente especialmente en los ingeniosos diálogos que se cruzan entre la pareja protagonista: el librero, y detective aficionado, Joel Glass y su pizpireta e intrépida esposa, Garda Glass. 


matrimonio de detectives aficionados, fórmula de éxito


La chispeante relación entre Joel y Garda Glass está muy influenciada por las tendencias cinematográficas de su época, tal y como explica Antonio González Lejárraga en el magnífico prólogo. Son los años de la Gran Depresión y el público demanda películas que le permitan evadirse de la dura realidad y, en cumplimiento de ese objetivo, una de las fórmulas que más éxito tuvo fue la del matrimonio de detectives aficionados Nick y Nora Charles, interpretados por Mirna Loy y William Powell. El éxito de la primera película del matrimonio de detectives, The thin man (La cena de los acusados), estrenada en 1934, fue tan grande que tuvo cinco secuelas con los mismos protagonistas y similar éxito...

Además, en ese mismo año de 1934, Frank Capra dirigió Sucedió una noche y con ella dio el espaldarazo definitivo a la screwball comedy, que se convirtió en el género de comedia más popular durante la Gran Depresión; un subgénero que tenía como una de sus características fundamentales el ingenio y rapidez en los diálogos que se cruzaban entre la pareja protagonista.

Es lógico suponer que Harry Kurnitz, o Marco Page, al escribir su primera novela tuvo muy presentes estos ejemplos cinematográficos. Y lo cierto es que con su novela, ateniéndose a esa misma fórmula, consiguió un triunfo similar: cuando en 1938 apareció Fast Company (Libros peligrosos) el éxito de público y crítica fue inmediato, incluso ganó los 1.000 dólares del premio de la colección Red Badge. Y la Metro compró inmediatamente a Kurnitz los derechos de su novela y también le contrató para que hiciera él mismo la adaptación cinematográfica, que se estrenó con el título de Fast and Loose y fue protagonizada por Robert Montgomery y Rosalind Russell, con tan buena acogida por el público que dio lugar a dos secuelas.

El éxito que Harry Kurnitz o Marco Page tuvo con su primera novela favoreció que pudiera desarrollar una importante carrera como guionista, en la que destaca su colaboración con Billy Wilder en Testigo de cargo (1957), película que tuvo seis candidaturas a los Óscar. En esta película, basada en una obra de Agatha Christie, Wilder y Harry Kurnitz crearon el personaje de la enfermera Miss Plimsoll (Elsa Lanchester), ausente en la obra literaria, con una estupenda vis cómica en la que los lectores de Libros peligrosos descubrirán pronto la huella humorística de Kurnitz.

En definitiva, un gran acierto el que ha tenido la Editorial Renacimiento al rescatar esta primera novela de Marco Page para iniciar con ella su colección dedicada al bibliomistery; porque si bien esta novela fue ya publicada en 1959 en España por la Editorial Molino, en su colección Biblioteca Oro, con el título de El matrimonio Glass actúa, la versión que Renacimiento nos presenta ahora es mucho mejor, con su nueva traducción, su estupendo y esclarecedor prólogo y su bella y simbólica portada.

Espuela de plata, 2017
Compra en Casa del Libro

José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario