La búsqueda (1972)

La búsqueda, precursora de El corazón del ángel: imaginad a Alan Parker viendo una de Joselito

Yo sé quién soy!!!
A punto de cumplir la treintena, y tras infructuosas películas durante la última década para recuperar la popularidad y las taquillas de sus primeros éxitos, Joselito se pone a las órdenes de Rafael Gil para reflotar La búsqueda, uno de los últimos proyectos que el finado Cesáreo González no pudo ver en vida, al igual que los que firmó con Berlanga para la añorada Suevia Films. 

El guion de La búsqueda, encargado por el propio Gil a Carlos Blanco, autor de Los peces rojos, película que Gil quiso dirigir pero que acabó en manos de José Antonio Nieves Conde, pasó por varias versiones, desvirtuando el argumento original hasta tal punto que finalmente Rafael Gil abandona el proyecto y se sumerge sin tregua en La guerrilla y La duda (adaptación de El abuelo, de Galdós), rodadas ambas ese mismo año. 

Es precisamente Carlos Blanco quien consigue que Nieves Conde se incorpore al proyecto, dando así lugar a una película que, más allá de maldita, se puede considerar inexistente, al mismo nivel que ocurrió con la maravillosa El mundo sigue, de Fernando Fernán Gómez, rodada en 1963, y que solo se exhibió en un cine de Bilbao dos años más tarde. 

Nieves Conde quería a Emilio Gutiérrez Caba como protagonista, pero Suevia mantuvo a Joselito, ya que el deseo de Cesáreo fue relanzar la carrera de su pequeño ruiseñor. Sin embargo, lo que sí consiguió Nieves Conde fue eliminar todas las canciones y pidió a Carlos Blanco que ampliara la trama de la investigación. 

La búsqueda, con su configuración final y por surrealista que parezca, es precursora de El corazón del ángel (1987), y aunque casi nadie sea capaz de imaginar a Alan Parker visionando una película de Joselito, ambas cuentan la historia de un vivevidas al que contratan para que busque a un cantante que, poco a poco, a través de sucesivos flashbacks de su propia infancia -descartes de escenas de Los dos golfillos (1961) y de Loca juventud (1965)- termina por descubrir que se trata de él mismo, lo que conduce a una sobrecogedora escena final que prácticamente calca Mickey Rourke, con ese doloroso “Yo sé quién soy…” y que nuestro ruiseñor riega de lágrimas. El propio Joselito comentó que se hizo una versión cantada de la escena, que rodó Luis Lucía a espaldas de Nieves Conde, aunque no figura en el negativo final. 

La búsqueda, en ese uso de retales fílmicos que utiliza para completarse, se hermana al proceso de producción de El héroe anda suelto (1968), que se fabricó con algunos planos de Boris Karloff, que Corman tendría empolvados en alguna estantería, a los que Bogdanovich añadió la subtrama del francotirador loco. Solo el ingenio narrativo de Carlos Blanco pudo aunar tomas dobles y descartes del pasado cinematográfico de nuestro niño cantarín para conjugarlas con su tortuoso presente. 

Sin embargo, la película nunca perdió su virginidad ante los proyectores. Problemas de derechos sobre las imágenes usadas para los flashbacks, así como desavenencias internas en la Suevia post Cesáreo, convirtieron a la película, que debió servir para reflotar a la estrella que más y mejor brilló en Suevia, en una historia de nadie y para nadie. Nieves Conde jamás reclamó su autoría y nunca aparece referenciada en su filmografía. ¡Y ni siquiera en la de Joselito!

Quizá Enrique Cerezo, que posee el catálogo completo de Suevia, podría abandonar un rato el palco rojiblanco para echar un ojo a su almacén y hacernos un favor editando directamente en blu-ray esta extrañeza que forma parte de una época donde nuestro cine se gestaba al estilo hollywoodiense, aunque siempre con esa impronta hispánica que ora rodaba una obra maestra, como La muerte de un ciclista o Furtivos, ora un fascinante desquicie, como este que nos compete


Fernando Cámara


___________________________________________

Tit. Orig: La búsqueda. España, 1972. Director: José Antonio Nieves Conde. Guión: Carlos Blanco. Música: Carmelo Bernaola. Fotografía: Fernando Arribas. Intérpretes: Joselito, Simón Andreu, María Matín, Marisa de Leza



Este ensayo colectivo, consistente en el análisis de 20 largometrajes, ha sido realizado por los cineastas Fernando Cámara y David Alonso y los escritores Francis Díaz, Jesús Fernández, Duvid Mdd, David G. Panadero, Alfredo Paniagua y Frank G. Rubio.

Este monográfico sobre Detectives Raros en el cine se ha publicado originalmente papel, en la revista Prótesis, nº9 (Reino de Cordelia, ed.), en la primavera de 2017. Pide tu ejemplar en la librería madrileña Estudio en Escarlata.


No te pierdas el monográfico

Publicar un comentario