El bucanero de Bombay. Satyajit Ray

Feluda, un detective privado residente en Calcuta

Variadas y entretenidas aventuras
El bucanero de Bombay es el título bajo el cual la editorial Siruela recoge cuatro relatos de Satyajit Ray, escritor y cineasta indio, al que, gracias a este volumen, los lectores españoles tenemos ahora la oportunidad de conocer.

Ray, hijo de una antigua y afamada familia bengalí de artistas y escritores, nació en Calcuta en 1921, cuando el Raj británico todavía se encontraba en todo su esplendor. Tras cursar estudios de Bellas Artes, al conocer la obra de Jean Renoir y el Neorrealismo italiano (fundamentalmente la película El ladrón de bicicletas), se dedicó con gran éxito a la dirección cinematográfica.

Dirigió treinta y siete películas, tanto largometrajes como documentales y cortos. En toda su producción cinematográfica, dejó claro su profundo humanismo (su educación había estado muy influenciada por las enseñanzas del Nobel indio Rabindranath Tagore) y conciencia social. Consiguió numerosos y prestigiosos premios que culminaron con el Óscar honorifico en 1992, el mismo año en que murió en Calcuta, la ciudad donde también había nacido.

Ray fue un hombre de variadísimos intereses y capacidades: fue escritor, editor, ilustrador, diseñador gráfico y crítico de cine; además de abarcar en sus películas casi todos los aspectos de la creación cinematográfica: guion, casting, música, cámara, publicidad…


apasionante por lo mucho que nos cuenta de la India


Pero de este hombre de capacidades renacentistas, lo que aquí más nos interesa es que, entre 1964 y la fecha de su muerte, escribió una serie de relatos, en su lengua materna, el bengalí, para la revista juvenil Sandesh, que tenían como protagonista a Prodosh Mitter, de sobrenombre Feluda, un detective privado residente en Calcuta, aunque en sus aventuras recorrerá otros muchos lugares de la India.

A Feluda le acompañan, en sus variadas y entretenidas aventuras, su primo adolescente, Tapeshranjan, y un peculiar amigo, el diminuto escritor de aventuras Lalmohan Ganguly, cuyo seudónimo literario es Jatuya. 

Alguno de estos relatos protagonizados por Feluda fue convertido por el mismo Satyajit Ray en exitosas películas.

Es evidente la influencia Sherlock Holmes en el personaje de Feluda, así como la del Doctor Watson en sus dos peculiares acompañantes. Es cierto que Feluda, como Holmes, utiliza con inmensa habilidad el método deductivo (su máxima viene a ser “Vista y cerebro: llevando alerta los dos se pueden deducir muchas cosas”), pero también es cierto que las aventuras de Feluda, inmersas en la sociedad y tradición India, son total y brillantemente originales. Por otra parte, lo que realmente subyace tras la enorme variedad de intereses y conocimientos de Feluda es el reflejo de los variadísimos intereses de Satyajit Ray. 

En esta línea, pero desde una perspectiva quizá más madura, conocimos recientemente los libros de Saradindu Bandyopadhyay, cuyo personaje Byomkesh Bakshi, también muestra claras influencias holmesianas, pero como en el caso de Satyajit Ray, son personajes más humanos, más cercanos a las pasiones alegrías y frustraciones humanas, lo cual no lo aleja ni estereotipa el original holmesiano, sino que lo enriquece.

Lo cierto es que Ray consiguió, más allá de cualquier similitud con el detective británico, crear unos personajes que interesan por sí mismos y por lo exótico (para un occidental) y apasionante de los escenarios y aventuras en los que se desenvuelven.

En el primer relato, "La fortaleza de oro" (uno de los que Ray llegaría a convertir en película), Feluda y su primo se ven involucrados en el secuestro en Calcuta, la ciudad en la que viven, de un niño. Para desentrañar el misterio viajarán por el Rajastán, donde traban amistad con el diminuto Lalmohan Ganguly, que bajo el seudónimo de Jatuya se dedica a escribir populares libros de aventuras. Juntos, los amigos correrán una serie de entretenidas aventuras, gracias a las cuales los lectores tendremos la oportunidad de conocer algo de la historia del Rajastán y de sus impresionantes ciudades-fortaleza.

En el segundo relato, "El bucanero de Bombay", que da título al volumen, Feluda y Tapeshranjan, acompañan a su amigo escritor hasta Bombay, donde una de las novelas de Jatuya va a ser convertida en película por la poderosa industria cinematográfica hindi. Los tres amigos se ven envueltos en un asunto de contrabando y asesinato y de su mano recorreremos el bullicioso Bombay y nos acercaremos al fascinante mundo del cine hindi.

En el tercer relato, "Misterio en Villa Golok", Feluda y su primo (en este no aparece el amigo escritor) investigan un misterioso robo y asesinato ocurrido en una villa de Calcuta, en la cual vive retirado, tras sufrir un accidente que le ha dejado ciego, un eminente bioquímico. Ambición, avaricia y venganza, son algunas de las pasiones que se desarrollan en esta historia.

En la cuarta y última narración, "Un suceso en el cementerio", volvemos a encontrar a Feluda y su primo, en unión de su querido y aprensivo amigo Jatuya, luchando, y poniendo su vida en peligro, por resolver un misterio que tiene como eje el antiguo cementerio británico de Calcuta. Conocemos así algo de la apasionante creación e historia de esta ciudad bajo el Raj británico (“Muchos nos dieron, mucho se llevaron, mucho nos enseñaron y mucho nos disciplinaron…”, resume, brevemente, Jatuya el dominio británico).

En definitiva, un conjunto de relatos verdaderamente entretenidos en sus tramas y apasionantes por lo mucho que nos cuenta de la India (aunque refiriéndose siempre a una India de clase media y de profesionales, no a la India paupérrima): las enormes variedades de costumbres, festividades, deidades idiomas, comidas… El bullicio de sus ciudades y la fortaleza de sus lazos familiares… Y, por debajo, como siempre, las pasiones y ambiciones humanas que, eso sí, son semejantes en cualquier sociedad humana.

Un gran descubrimiento, el de Satyajit Ray como escritor, que nos deja con el deseo de llegar a conocer más aventuras de Feluda y sus dos simpáticos y peculiares acompañantes.

Siruela, 2017
Compra en Casa del Libro

José María Sánchez Pardo



Publicar un comentario