Osos en bicicleta. Camilo de Ory

Se celebran veladas de boxeo, tertulias en prostíbulos y timbas de mus

Los payasos dan miedo, los trapecistas huelen a tintorro, los domadores de fieras probablemente estén en busca y captura por la Interpol, los leones están enfermos de melancolía y los elefantes sufren de incontinencia urinaria. El circo ha ido modificando su imaginario y, en esta era de simulacro y pulcritud política, es un lugar escapado de las mismas zonas de nuestro imaginario donde se siguen celebrando veladas de boxeo, tertulias en prostíbulos y timbas de mus donde el que se queda con menos amarracos encima de la mesa tiene que entregar su flamante y recién comprado camión Pegaso.

Camilo de Ory ha escogido un circo patibulario donde enrolarse en Osos en bicicleta y es fácil imaginarse a su autor como un tipo tímido, patafísico y envidador de chica. Probablemente tenga vocación de perdedor, pero no le sale bien; su primera novela es un río de cuatrocientas páginas que gira en torno a la insignificancia, y lo hace con un sentido del humor contradictorio que no se puede tildar ni de blanco ni de negro, sino de todo lo contrario. Porque Osos en bicicleta es sobre todo una novela de humor fino, del que no arranca la carcajada pero sí la sonrisa. Un tipo de humor que hace tanto tiempo que no se practica en España que lo habíamos olvidado por completo. Pero queda Camilo de Ory para recordarlo y dejarnos un regusto en la boca de whisky segoviano y un dolor de espalda de litera y caravana.


el fabuloso mundo del circo


Camilo de Ory escribe por placer, porque sí, solamente para descubrir una historia que acaba por importar bien poco, porque la auténtica recompensa de leer Osos en bicicleta no está en la trama, sino en los pequeños accidentes que ocurren en la página, que parecen no llevar a ningún sitio pero que nos descubren las desagradables sorpresas y las hermosas miserias de un circo soñado y maloliente. “Si pueden elegir entre trabajar en un circo o ir a la cárcel, decántense sin dudarlo por la segunda opción”, escribe de Ory en algún momento. Lean Osos en bicicleta y descubran por qué.

Boite en cartón, 2016
Compra online
Alberto Ávila Salazar


Publicar un comentario