Bull Mountain. Brian Panowich

Tráfico de whisky casero, marihuana y metanfetaminas

Bull Mountain es una región montañosa y de difícil acceso al norte de Georgia, donde parece que la ley de los EE.UU. no es admitida por sus fieros y belicosos habitantes. Es una zona violenta, salvaje y atrasada, que nos recuerda la meseta de Ozark, entre Missouri y Arkansas, y que comparte con esta región el hecho de que buena parte de sus habitantes se dedican a la producción de sustancias ilegales.

El clan Burroughs ha sido el propietario y dirigente de esta bronca región, en la que ha sobrevivido gracias a sus actividades de tráfico de whisky casero, marihuana y metanfetaminas. Y aunque la tradición y el poder ha pasado de padres a hijos, hay una oveja negra: el sheriff Clayton Burroughs, que ha decidido apartarse del camino de la tradición familiar, lo cual le tiene enfrentado con el actual líder del clan Burroughs, su hermano mayor Halford. Pese a todo, existe un status quo, en el que ambos no se interfieren, con objeto de evitar enfrentamientos y derramamientos de sangre.

Pero sobre este inestable equilibrio se yergue la figura del agente especial Simon Holly de la ATF, Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos; que trae planes para acabar con esta irregular situación y llevar la ley y el orden a esta anárquica región.


poderosos lazos de sangre


Como es de esperar, la foránea intervención convertirá la zona en un avispero donde el fragor de las armas y el olor a sangre impregnará tan idílico paisaje montañés.

Y mientras tanto se nos pondrá al día de cómo se han enhebrado las relaciones de los diversos integrantes del clan Burroughs a lo largo de los años, en diversas generaciones, y se nos mostrará unas relaciones paternas y fraternas atravesadas por poderosos lazos de sangre, que pueden revertir en fidelidades absolutas o violencias indiscriminadas, que dejan en un cuento casi infantil la historia de Caín y Abel.

La narración nos irá llevando del presenta al pasado, saltando de una generación a otra, para hacernos entender cómo el presente es una destilación bastante sucia del pasado, y de cómo la violencia y el salvajismo puede producir unos monstruos que no son fáciles de domeñar.

Una historia que está en la línea de ese género que se hace llamar country noir, y que nos propone escenarios y personajes muy impactantes, que parecen el sueño resacoso de un escritor de pulp. pero .... existen, ¡vaya sí existen!

Siruela, 2017
Compra en Casa del Libro

José María Sánchez Pardo


Publicar un comentario