Como un ciervo herido. Jorge Calabria

Historias personales y apasionante intriga de investigación

El asesinato de un profesor alemán en una típica callejuela de Tbilisi, capital de Georgia, enfrenta a la policía georgiana con el sorprendente hecho de que un asesino en serie anda suelto por la capital, y aparte del problema de seguridad, puede dañar gravemente la imagen de destino turístico que Tbilisi se está intentando crear.

Tras diversas vicisitudes la investigación es encargada al inspector Luka Gordeziani, que por un lado no está muy acostumbrado a la investigación de un criminal en serie, que no se dan en su país, y por otro sufre la presión política, que tanto en lo referido al conocimiento publico  de los hechos, como en los posibles culpables, interferirá al investigador con sus reticencias y censuras. 

El que una línea de investigación pase por el odio a los extranjeros por parte de grupos ultranacionalistas permite al autor darle un buen repaso a la historia contemporánea georgiana, su situación como estado intermintente en la historia, y el papel de la identidad nacional en el no siempre fácil proceso de separación de la URSS.

Para llevar adelante sus pesquisas, el inspector Gordeziani crea un pequeño grupo de apoyo, compuesto por la subinspectora Nino Topuria, el subinspector Tamaz Bakradze, que son habituales ayudantes suyos, y por el inspector Goga Matiashvili, personaje radicalmente distinto del jefe del equipo, pero que propondrá una forma de entender los problemas, que resultará más que útil para esta compleja investigación. Y como elemento externo a la investigación oficial, Gordeziani echará mano de su ahijado Imeda, masajista ciego en los baños de sulfuro, que por sus especiales circunstancias le servirá para tener un punto de vista distinto y original de la visión policial de un suceso tan enigmático como el que se está investigando.



la ideología como cortina de humo


De esta forma se nos propone una narración que combina una apasionante intriga de investigación, con matices más que interesantes, una serie de historias personales, alrededor del protagonista y su ahijado, que pretenden dar humanidad al personaje, y un fino documental de la sociedad georgiana, y especialmente nos hace llegar el pulso de una urbe tan fascinante como Tbilisi.

Un punto a destacar es la brillante trama policial, que es capaz de jugar al ratón y el gato con el lector, pero que termina articulándose brillantemente, con una resolución, sorpresiva, original y de las mejores que hemos leído en el mundo de los thrillers en los últimos años, en la que se analiza el papel de la ideología como cortina de humo y excusa de las pasiones personales.

Una novela entretenida y que nos ofrece un escenario de lo más interesante como es el de la sociedad georgiana de nuestros días.

Almuzara, 2017
Compra en Casa del Libro

José María Sánchez Pardo


Publicar un comentario