Redención. John Hart

Los prejuicios en el sofocante Sur marcan la vida cotidiana de sus ciudadanos

En una pequeña ciudad de Carolina se entrecruzan varios dramas. Por un lado, es excarcelado tras muchos años de reclusión Adrian Wall, un antiguo policía que fue condenado por asesinato, aunque él siempre se declaró inocente. Y esa libertad abrirá la puerta a venganzas que han quedado suspendidas en el tiempo, lo que afecta especialmente al joven hijo de la víctima Gideon Strange. Pero también existen otras ambiciones que pretenden cumplirse como sea y que ensombrecerán la excarcelación de Wall.

Por otro lado la detective Elizabeth Black está siendo investigada por la extraña y brutal resolución del secuestro y violación de una adolescente, Channing Shore, lo que está alterando poderosamente la vida de esta policía.

Y como telón de fondo de estas terribles situaciones la comunidad está aterrorizada ante la aparición de los cadáveres de mujeres en una antigua iglesia siguiendo una escenografía cruel e impactante.


Todas estas historias transcurren en el sofocante Sur, no sólo metereológica sino socialmente. Los prejuicios y pacatos estereotipos marcan la vida cotidiana de sus ciudadanos.



repercusiones psicológicas y sociales que vive una víctima


Las tres historias que se inician de forma independiente se van entrelazando tanto por acciones, como por la relación de los distintos personajes, creando una narración que nos tiene en vilo hasta su explosivo desenlace.

La novela toca muchos temas. El manejo de la culpa por acciones realizadas, o por las no realizadas, y la dificultad de hacérselo entender a una colectividad, que no quiere mas que historias sencillas, en las que no es fácil engarzar la complejidad motivacional de nuestros actos.

La brutalidad carcelaria nos es mostrada con toda su crudeza, así como la sensación, bien justificada, de que los grilletes de la misma, llegan mucho más allá de sus muros.

Otro gran tema es el de la irresponsabilidad de los padres hacia los hijos. Veremos como los excesos o deterioros de los mismos, alteran e incluso ponen en riesgo la existencia de sus hijos, y cómo estos viven angustiosamente escindidos entre su amor filial, y la búsqueda de defensas ante el maltrato que se les ocasiona.

Las repercusiones psicológicas y sociales que vive una víctima es un asunto muy lúcida y duramente tratado en esta novela, pues nos muestra cómo la víctima puede sufrir tanto desde su agresor, como después por la sociedad que lo rodea, que pese a la conmiseración o solidaridad que pretende ofrecer, puede hacer de las víctimas un objeto de interés morboso, o bien siempre quedará el reproche de cual es su grado de responsabilidad en aquello que han padecido, lo cual no deja de ser un mezquino mecanismo de defensa para conjurar el horror que produce la idea de que se puede sufrir algo parecido.

Y en particular se trata el peliagudo y doloroso tema de las violaciones sobre mujeres, el daño existencial que se da, y la incomprensión y etiquetado que sufren por parte de aquellos que pretendidamente deberían acoger y reaccionar ante semejante drama.

La narración es intensa, agobiante y tiene momentos de ambientación casi goticistas, en los que e lprofundo Sur aparece con sus destellos singulares de intensidad y pasión.

Y finalmente podríamos decir que la novela es una crónica de sufrimientos y de la lucha desesperada para poder salir de ciertos nichos de dolor, en los que son situados nuestros protagonistas por historias traumáticas, equivocaciones, pero muchas veces también por la estupidez, la desidia y la ambición desatada de algunos miembros de la comunidad que les rodea.

Un thriller lleno de emoción y acción,, que deja un regusto intenso parecido al que nos dejó el autor con No hay cuervos, otra gran novela.

Pamies, 2016
Compra en Casa del Libro

José María Sánchez Pardo


Publicar un comentario en la entrada