Del otro lado. Michael Connelly

El dilema moral de Bosch

Para evitar el perjuicio económico de su plan de pensiones por una sanción disciplinaria a la que ha sido sometido, el detective Harry Bosch se ha jubilado anticipadamente del Departamento de Policía de Los Ángeles. Coincidiendo con su nuevo estado -al que pronto empieza a intuir que le costará adaptarse más de lo que había pensado-, Mickey Haller, abogado defensor estrella, hermanastro de nuestro poli favorito le va a proponer “cambiar de bando”: trabajar para él como detective, para demostrar la inocencia de su último cliente, acusado (con todos los indicios en su contra) de un crimen del que dice ser inocente

La nueva entrega del conocido personaje de Michael Connelly empieza con una impactante escena de apenas una página, en la que dos personajes (cuya identidad e importancia en el relato se irá desvelando progresivamente), apartan mediante un “accidente” de tráfico al anterior investigador de Haller para este caso, lo que llevará al abogado a hacerle el ofrecimiento a Bosch.

A partir de aquí, Connelly va adentrándose en el dilema moral de Bosch, quien se debate entre su repugnancia (y la previsible opinión de sus excompañeros) a trabajar para “el enemigo” y su instinto investigador agudizado por su reciente inactividad. De modo que pacta con Haller que, sin comprometerse por el momento, estudiará el asunto y le dará una respuesta. Tras mucho meditarlo, se va abriendo paso en él una justificación que calma sus escrúpulos: si realmente el acusado fuera inocente, su condena dejaría en la calle al auténtico criminal; y eso es algo que un buen policía nunca permitiría, claro. Así que empieza a revisar el caso y a hacer algunas visitas y, casi sin darse cuenta, termina aceptándolo.


dos visiones opuestas del sistema policial y judicial


Paralelamente al desarrollo de la investigación asistiremos al que es uno de los elementos más interesantes de esta novela: la caracterización de los dos personajes principales, junto con el otro gran personaje de todas las historias de Bosch, la ciudad de Los Ángeles. Dos personajes que, si bien ya habían aparecido breve y puntualmente en algunos títulos de las respectivas series del otro, aquí conviven casi de igual a igual, aunque con el natural protagonismo de “nuestro” Harry; dos personajes antagónicos, con dos personalidades radicalmente distintas y en cierto modo complementarias. No sólo por el “bando” en el que milita cada uno, sino por su propio carácter humano y profesional: el brillante, elitista y mediático “abogado del Lincoln” (con su petulante “ABSOLVED” en la matrícula, sus carteles publicitarios por toda la ciudad y sus comparecencias ante los periodistas) frente al curtido y solitario -casi huraño- “hombre duro” siempre del lado de la Ley (aunque no siempre escrupulosamente con ella), cargado de años de servicio en el lado desagradable del sistema, primero como soldado en Vietnam y luego en su larga carrera en la Policía. El primero usa la Ley hasta su más oculto resquicio en favor, a veces, de gente que no lo merece. El segundo, siempre en defensa de lo justo, aunque para ello tenga que bordear o, incluso, transgredir, la Ley. Dos visiones opuestas del sistema policial y judicial, por el fin que persiguen y por las formas que usan. En fin, García Montes versus Harry el Sucio, las dos caras del sistema en una historia que hará reflexionar a ambos sobre la visión del crimen desde la trinchera contraria, la DEL OTRO LADO.

La trama, magistralmente desarrollada como acostumbra Connelly, parte del asesinato en su propia cama de Lexi Parks, una alta funcionaria municipal casada con un oscuro policía. Un asesinato brutal y violentísimo, cuyas circunstancias y supuesto autor, pese a todas las evidencias contra el detenido, empiezan pronto a no cuadrar al olfato de nuestro detective que, apoyado desde dentro por su antigua compañera Lucy Soto, se implica pronto y a fondo en la investigación. A partir de un nimio detalle pasado por alto por los policías encargados de la investigación policial, Bosch protagoniza la acción de un relato complejo y con múltiples ramificaciones, como un gran puzzle que reta a Harry a su encaje total. La historia corre a veces trepidante, se detiene a veces reflexiva (¡ay, esa difícil convivencia con su hija adolescente y huérfana de madre -Eleanor Wish, la ex de Harry asesinada en “Nueve Dragones”-, que comparte ahora la vida de Bosch!) hasta su sorprendente final. Y todo ello dosificando sabiamente y de forma progresivamente acelerada los elementos de acción policial e intriga judicial, según nos acercamos a su resolución. Una resolución que conmociona el Departamento de Policía de Los Ángeles y que, como era previsible -y esto será lo más penoso para Harry- revuelve las tripas de muchos de sus excompañeros, algunos de los cuales ya se había manifestado agriamente contra él al correrse la voz de que estaba trabajando para el abogado defensor. Pero, para nosotros, no es más que el mismo Harry de siempre, comprometido con la búsqueda de la verdad incluso aunque le perjudique en la resolución del caso, como vemos en esta misma historia.

En lo formal, el libro es el primer título del sello Alianza de Novelas, del Grupo Anaya. Una nueva firma que nace con la intención de publicar libros de calidad para un público muy amplio, lejos de los “frikis” (¡que lo somos!) del género negro o de cualquier otro estilo. Una escogida selección de títulos (no importa el autor novel o consagrado, no importa el género policíaco o sentimental) para llegar y gustar a todos o casi todos y con una presentación a la altura de tales pretensiones.

Estamos, pues, ante una muy cuidada edición que junto a la eficacia de la traducción de Javier Guerrero, traductor habitual de buena parte de la serie de Harry Bosch, hace realmente placentera la lectura de la (pen)-última entrega de la saga: ya hay nuevo título en el mercado americano, “The wrong side of goodbye” aún por editar en España.

¡A POR ELLA!

Alianza, 2016
Compra en Casa del Libro

Angel Luis Pastor
Publicar un comentario en la entrada