Volar en círculos. John Le Carré

Sus impresiones más personales de lugares emblemáticos de la segunda mitad del siglo XX

Historias apasionantes y escenarios atractivos
Ante todo hay que dejar claro que este es un libro de retazos de la vida de David John Moore Cornwell, más conocido en el mundo literario por su seudónimo, John Le Carré. No es una biografía desarrollada cronológicamente, sino una colección de recuerdos, sin hilazón temporal o temático, en el que se nos habla de cuitas personales, profesionales o sociales de este gran autor que a sus ochenta y cuatro años, nos rinde noticia sobre muy variados aspectos de su vida, las gentes que conoció, las fuentes en las que ha bebido para crear sus obras y personajes, así como, sin hacer grandes declaraciones, nos muestra su actitud vital y sus devenires.

A partir de un error en una de sus primeras narraciones, Le Carré hizo promesa de que visitaría todos aquellos lugares donde se desarrollaran sus novelas. Y como las mismas han tenido escenarios por todo el planeta, y en momentos muy singulares de su historia, el autor nos relata sus impresiones más personales de lugares emblemáticos de la segunda mitad del siglo XX, como son los escenarios bélicos del sudeste asiático, el Moscú donde se erige el poder soviético o ruso de la URSS, o la federación rusa, los idílicos y terroríficos escenarios centroafricanos, o el Beirut de los años setenta, campo de batalla de todas las religiones.


la vida personal y profesional de un genio del thriller político


Pero si se ha seguido la obra de Le Carré, además de contar apasionantes historias, en escenarios atractivos, sus novelas, son relatos de personajes, en cuya idiosincrasia, motivaciones, anhelos y frustraciones bucea, regalándonos una galería de personajes de las más ricas y profundas de la historia de la literatura. Y para poder crear estos fantásticos personajes, Le Carré se basa, y en este libro nos habla de unos cuantos, en personas reales que conoció a lo largo de su vida y sus viajes. Así conocemos en quien se basó para crear a Jerry Westerby, su honorable colegial, a Pendel, el sastre de Panamá, o a George Smiley, el gran espía

Pero Le Carré no sólo nos habla de aquellos en quien se basó para crear su pinacoteca de personajes, sino de muchas de las personas que ha conocido en su larga y fructífera existencia, periodistas, escritores, actores, líderes políticos y empresariales, y como no, espías de todo pelaje… Entre las numerosas apariciones destacan las reseñas al actor sir Alec Guinness, al líder palestino Yasir Arafat, o del miembro del espionaje británico Nick Elliott, gran confidente del traidor Kim Philby, aunque he de confesar que la que me parece más interesante y divertida es un encuentro un tanto desconcertante con la entonces premier británica, Margaret Thatcher, de la que se hace un retrato muy revelador.

También hay espacio para las cuitas personales de David Cornwell, y especialmente importante es el papel que en su vida tuvieron sus padres, y especialmente el encantador estafador y variado delincuente que fue Ronnie, su padre, de cuya sombra ha intentado escapar tanto personalmente como a través de sus libros –recordemos el retrato que hace del padre del protagonista de Un espía perfecto, o mucho más claramente en La corte de Ronnie-, donde intentará articular la irresistible atracción por un padre encantador y vividor, con la realidad de un sujeto canalla y vil que manipuló y masacró a todos aquellos que le vino en gana. 

De igual forma el libro nos trae interesantes y esclarecedoras anécdotas de la relación de Le Carré con diversas instancias sociales, y entre los casos más llamativos resultan sus no fáciles relaciones con el stablishment de los espías de la Gran Bretaña, sobre todo al dejar el servicio en 1964; siendo su relación con el mundo del cine, y de las adaptaciones cinematográficas de sus novelas, un formidable conjunto de anécdotas asombrosas y desternillantes, de la que no puedo dejar de citar el interés que mostró Fritz Lang en adaptar su novela Un asesinato de calidad, eso sí, cuando el mítico realizador estaba ya prácticamente ciego.

A lo largo de estas páginas podemos ir haciéndonos un bosquejo de la vida personal y profesional del escritor que logró que el thriller político y de espionaje lograra, y sigue logrando, alcanzar cimas literarias de muy alto nivel, con un compromiso social y político poco habitual en este género, y dando lecciones magistrales de cómo bucear con tino y delicadeza en eso que Graham Greene, denominó el factor humano.

Y como última nota, es de destacar la capacidad de evolución que ha tenido este autor, que pasó de hacer novelas de espionaje con la guerra fría de telón, a cambiar el rol de sus protagonistas, poniéndonos en la piel de los ciudadanos de muy diversas sociedades sombetidos a poderes más o menos explícitos, y de los que hace una poderosa y desesperada reivindicación ante el despotismo, la manipulación y el horror que los diversos poderes políticos o empresariales aplican sobre los muy a menudo idefensos ciudadanos, que en demasiadas ocasiones resultan víctimas de los incontenibles apetitos económicos y de dominio de los poderosos, frente a los cuales Le Carré eleva su voz.

Un magnífico libro para conocer algo más de uno de los escritores más importantes del útimo medio siglo.

Planeta, 2016
Compra en Casa del Libro

José María Sánchez Pardo


Publicar un comentario en la entrada