Rocío para Drácula. Fernando López Guisado

Fernando López Guisado emplea la figura del vampiro para ofrecernos un poemario emocionante y complejo

Fernando López Guisado ya es un poeta vinculado a la editorial Vitruvio, después del discreto pero sin lugar a dudas patente éxito que fue su anterior obra La letra perdida, repite con la misma casa para empaquetar un nuevo y caudaloso poemario, ya el cuarto en su carrera.

Rocío para Drácula es una colección de poemas esquinados y ciclotímicos, de días y de noches, de largo aliento y generosidad, que se encomienda al príncipe de las tinieblas para exorcizarlo con la luminosa mañana. La existencia humana se ofrece en un muestrario de seres y estares en el que López Guisado radiografía su sensibilidad y la pone al trasluz de la poesía.

Hay mucho de confesional en estos poemas que se ofrecen en tensión, caminando por la delgada línea que separa lo público de lo privado y lo íntimo de lo externo. Las propias referencias que emplean basculan entre la alta cultura y el pop, de manera que podemos pasear por una galería de figuras en las que junto a Drácula podemos atisbar al dictador haitiano Papa Doc, al moribundo Ciudadano Kane o a seres alados de oscuras leyendas chinas. 


la educación sentimental del Conde Drácula


Junto a todas estas referencias, López Guisado no titubea a la hora de mostrar piezas de su vida, instantes de su memoria y sus sentimientos invocados con la palabra en movimiento, ofreciendo en poderoso interrogante la gran extrañeza que supone estar vivo. 

Y es que es en la vida real y en la imaginaria donde el libro encuentra su refugio y su misterio. Hay un candor de poeta viejo en esta obra y, seguramente muchos más misterios que los propios que se enuncian. Que queden, pues, “besos para el hombre / y rocío para Drácula”



Vitruvio, 2014
Compra en Casa del Libro

Alberto Ávila Salazar
Publicar un comentario en la entrada