En la cama

En el centro de la escena, una gran cama de matrimonio



La acción se desarrolla en un dormitorio iluminado por las primeras luces del día. Hay en el centro de la escena una gran cama de matrimonio. A la izquierda de la cama hay una mesilla de noche con un teléfono negro y a la derecha hay otra mesilla de noche con un despertador redondo de color rojo. A la izquierda de la habitación está la puerta cerrada del baño y a la derecha hay otra puerta cerrada que no sabemos adónde da. Dentro de la cama hay un HOMBRE y una MUJER. Los dos están profundamente dormidos, con las sábanas hasta el cuello, boca arriba y con los ojos cerrados. El HOMBRE a la derecha de la cama y la MUJER a la izquierda. Cuando se levanta el telón, hay una pausa larga. De pronto, el despertador resuena estrepitosamente. El HOMBRE y la MUJER no se mueven. El despertador sigue sonando durante varios segundos, insistentemente. De pronto, el HOMBRE lanza un súbito zarpazo al despertador con su brazo izquierdo. El despertador sale volando y al caer al suelo estalla en mil partes. Lógicamente, cesa de sonar. Pausa.


¿qué quieres que hagamos?


MUJER (con voz somnolienta y sin abrir los ojos)

¿Qué hora es?

HOMBRE (bostezando y abriendo un ojo)

No lo sé. El despertador se ha roto.

MUJER

Vaya por Dios.


Pausa. Se desperezan y abren los ojos.


MUJER

¿Cómo se ha roto?

HOMBRE

No lo sé.

MUJER

Todos se rompen.

HOMBRE

Sí.


Pausa. Se sientan en la cama, con la almohada detrás de la espalda. Sólo se les ve hasta la cintura. Los dos van en pijama.


MUJER

¿Qué hora debe de ser?

HOMBRE

No lo sé. ¿A qué hora lo pusiste?

MUJER

A las siete. Pero no te puedes fiar de estos trastos.

HOMBRE

Desde luego que no.

MUJER

Todos se rompen.

HOMBRE

Sí.


Pausa. La MUJER suspira.


HOMBRE

¿Por qué lo pusiste a las siete?

MUJER

Para despertarme a las siete.


El HOMBRE la mira. La MUJER le devuelve la mirada como diciéndole “Es lógico, ¿no?”. El HOMBRE suspira contrariado.


MUJER

¿Quieres que nos levantemos?

HOMBRE

No.

MUJER

¿Quieres desayunar?

HOMBRE

No.

MUJER

¿Qué quieres que hagamos?

HOMBRE

Nada.

MUJER

Bien.


Pausa. No se mueven.


HOMBRE

Hoy no voy a ir a trabajar.

MUJER (sonriendo)

Qué novedad. Llevas meses sin ir a trabajar.

HOMBRE

Ya. No me apetece. ¿Crees que me habrán despedido?

MUJER

Tal vez.

HOMBRE

¿Tú crees?


La MUJER se encoge de hombros.


HOMBRE

No me preocupa, ¿sabes? No me gusta mi trabajo.

MUJER

Ya. A mí tampoco me gustaba el mío.

HOMBRE

Ya.


Pausa.


HOMBRE

¿Qué día será hoy?

MUJER

No lo sé. Ni idea. Como ya no pasan el periódico por debajo de la puerta...

HOMBRE

¿Crees que se debe a que dejamos de pagar?

MUJER

No. Creo que ya no lo reparten.

HOMBRE

¿No?

MUJER

No.

HOMBRE

No puedo culparles.

MUJER

Yo tampoco.


Pausa.


HOMBRE

¿Crees que la epidemia de vagancia habrá alcanzado ya a todos?

MUJER

Supongo que sí. (Pausa.) O poco le faltará.

HOMBRE

Es muy triste.

MUJER

Y lamentable.

HOMBRE

Y horrible.

MUJER

Y penoso.

HOMBRE

Pero se está bien en la cama.

MUJER

Eso sí. (Ella mete una mano bajo las sábanas.) ¿Saco el parchís?

HOMBRE

No, ahora no. No me apetece.

MUJER (sin pena y sacando la mano vacía)

Bueno.


Pausa.


HOMBRE

¿Quieres dormir un poco?

MUJER

No. ¿Y tú?

HOMBRE

No.


Pausa.


HOMBRE

¿Recuerdas cuando no éramos tan vagos?

MUJER (tras pensarlo)

No.

HOMBRE (tras pensarlo)

Yo tampoco.

MUJER

¿Sabes?, creo que ahora a nuestras mentes les cuesta mucho recordar.

HOMBRE

Sí. Ahora todo nos cuesta mucho.

MUJER

Sí. Prácticamente ahora no podemos hacer nada.

HOMBRE

Nada.

MUJER

Nada.

HOMBRE

Es muy triste.

MUJER

Y lamentable.

HOMBRE

Y horrible.

MUJER

Y penoso.

HOMBRE

Pero se está bien en la cama.

MUJER

Eso sí. (Ella mete una mano bajo las sábanas.) ¿Saco las cartas?

HOMBRE

No, ahora no. No me apetece.

MUJER (sin pena y sacando la mano vacía)

Bueno.


Pausa.


HOMBRE

Tengo ganas de ir al baño.

MUJER

Yo también.


Pausa. No se mueven.


HOMBRE

¿Cómo crees que acabará?

MUJER

¿El qué?

HOMBRE

Todo.

MUJER (encogiéndose de hombros)

No lo sé.

HOMBRE

Yo tampoco.


Pausa larga.


HOMBRE

¿Te has parado a pensar en la cantidad de tiempo que pasa una persona en la cama?

MUJER (tras reflexionar)

No.

HOMBRE (tras reflexionar)

Yo tampoco.


Pausa. Bostezan a la vez.

Roberto Malo
(el más y mejor cuentista de la banda)

**relato perteneciente a Los soñadores

TELÓN


Publicar un comentario en la entrada