La muerte abrió la leyenda. Alejandro M. Gallo

Primavera de 1972, momento complicado para el régimen franquista, roces y conflictos

Destellos de humor. Vidas en blanco y negro
El comisario Gorgonio Llaneza es invitado a participar en un programa radiofónico nocturno de tematíca policíaca, y no se le ocurre otra cosa que llenar la noche con el que fue su primer caso al entrar en la policía.

De esta forma conoceremos a un muy joven subinspector, al que recién llegado a su destino en Castellón de la Plana, le es encargado una intervención aparentemente sin importancia, en la que debe presentarse en un mero accidente de tráfico, donde ha habido un fallecido.

Pero las cosas no resultan tan simples como se pretendía, y nuestro bisoño investigador se ve abocado a una investigación compleja y peligrosa, en la que tendrá que levantar algunas alfombras del poder, y de las que salen auténticas alimañas.

Estamos en la primavera de 1972, un momento complicado para el régimen franquista, pues ante la muy previsible muerte del dictador, hay movimientos de muy diverso sentido, que provocarán roces y conflictos, algunos de ellos mortales.



un policía valiente en los estertores del régimen franquista


En el transcurso del relato, se nos hablará de la policía de la época, más preocupada por servir al tiránico gobierno que a los sufridos ciudadanos, y que estaba sometida a la Brigada de Investigación Político-Social, que en su despiadada caza de elementos presunta o realmente contrarios al Régimen, no dudará en usar cualquier medio, legal o ilegal, para cumplir sus fines.

De igual forma se nos mostrarán diversos aspectos de la resistencia antifranquista, de los muy diversos papeles que se desarrollaron, y la participación de algunos personajes venidos de un glorioso pasado de lucha antifascista.

Y de paso se nos habla de una tierra, unas gentes y una época, que tras los años de plomo en blanco y negro, empiezan a ver el color del futuro, y que hacen sus vidas, trabajan, se divierten, y se aman, a pesar del intrusismo gubernamental.

Todo esto se conjuga en un apasionante relato policial, que no duda de darnos cuenta de una época y sus circunstancias sociales y políticas, aderezado con destellos de humor y de reconocimiento ante la tradición de la novela policíaca, que no por ello ocultan, las criminales y sangrientas prácticas que estaban al cabo de la calle en aquella época de la historia de España, dura, pero llena de esperanza.

Novela del comisario Gorgonio Llaneza, del que hemos tenido regular noticia en los últimos años por sus casos, publicados por entregas en el diario asturiano El Comercio, y que nos permitieron conocer a este desastrado policía, de vuelta de casi todo, pero con un ingenio y una perspicacia que le permiten resolver los casos más extraños (y que nos suelen recordar algunos de los misterios más famosos de la novela de intriga y criminal). Personaje muy poco en la línea de nuestros tiempos, llenos de corrección hipócrita y cobarde, y de embeleso tecnológico, pues con su inteligencia y comprensión de los recovecos del alma humana dará luz a crímenes y misterios, donde lo razonable y adecuado socialmente se estrellan.

No podemos dejar de destacar la aparición de los héroes de la Brigada 9 que fueron los primeros en entrar en el París ocupado por el ejército alemán durante la II Guerra Mundial, de cuyas cuitas y aventuras ya nos relató el autor en Morir bajo dos banderas, y a los que nunca deberemos olvidar, pues siempre serán ejemplo de valor y sacrificada lucha por unos ideales.

Si desean pasar un rato entretenido y emocionante siguiendo las peripecias de un joven y valiente policía en los estertores del régimen franquista, no lo duden, pónganse en manos de los recuerdos del comisario Gorgonio Llaneza. No lo lamentarán.

Reino de Cordelia, 2016
Compra en Casa del Libro

José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario en la entrada