La Wycherly. Ross Macdonald

Uno de los personajes más interesantes de la novela de detectives: Lew Archer

Cambiantes roles en grupos y familias
Lew Archer es contratado por un poderoso empresario llamado Wycherly con objeto de conseguir información sobre el paradero de su hija, intentando dejar de lado a su ex esposa y madre de la joven. Las pesquisas que inicia le llevarán a un brumoso y frío San Francisco, bastante distinto del soleado sur de California donde suelen transcurrir sus investigaciones. Los avatares de esta investigación resultará un continuo cúmulo de sorpresas, donde se van amontonando los indicios y los falsos señuelos, pero en la que de igual forma empiezan a aparecer cadáveres de personas relacionados directa o tangencialmente con el caso, lo que pone a Archer en una situación bastante comprometida.

Novena entrega de una de las series canónicas de la novela de intriga detectivesca, que se codea con las grandes obras de Hammett o Chandler, en las que se conjugan apasionantes investigaciones, con profundas muestras de las más oscuras motivaciones personales, fijándose especialmente en la infinita capacidad de duplicidad y falseamiento de la personalidad humana, así como los múltiples y cambiantes roles que pueden asumirse en los grupos y las familias.


actitud compasiva sin caer en la justificación


Este interés por la identidad y las variadas y desconcertantes formas que puede adquirir para confusión propia y de los demás, es uno de los temas fundamentales de esta novela, en la que junto con un ritmo incansable, y una continua aparición de sorprendentes averiguaciones, se nos pondrán encima de la mesa conflictos y actuaciones que surgen de los más recónditos deseos de cualquier ser humano, y aunque normalmente suelen estar reprimidos, en esta narración tendrán un peso fundamental.

Y de paso, nos volvemos a encontrar con uno de los personajes de ficción más interesantes de la novela de intriga detectivesca, como es Lew Archer. Un hombre del que se sabe poco, que no impregna su actividad detectivesca con problemas y manías personales, que es un sagaz sabueso, que persigue la verdad de los problemas que le plantean con una lucidez, una ética y un arrojo poco habitual, y que mantiene una posición frente a los horrores que conoce poco juzgadora, sino más bien compasiva, sin caer en la comprensión justificadora. Es un espectador valiente de las muy torcidas y complejas motivaciones de los seres humanos, a los que a pesar de todo, intenta ayudar en su descontrol. Y no es un mero observador de los conflictos humanos, sino que se pringa, se moja en sus casos, más en un desesperado intento de salvar a las víctimas, que en un medio de aprovecharse de ellas.

Esta es una obra de madurez creativa de su autor, que nos regala con una magnífica historia de intriga y acción, en la que Macdonald, como Dante, nos invita a recorrer alguno de los más complicados círculos infernales de los seres humanosUna lectura imprescindible.

Navona, 2015
Compra en Casa del Libro

José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario en la entrada