La lluvia en la Mazmorra. Juan Ramón Biedma

Nos muestra sin fisuras las más escondidas motivaciones del ser humano

Una novela que roza lo surrealista
Madrid, finales de Enero de 1930. Una serie de acontecimientos aparentemente desconectados se ponen en marcha: por un lado fallece el conde Alivenza, importante consejero del rey Alfonso XIII, y su funeral es organizado en la Mazmorra, su residencia familiar del paseo de la Castellana, donde empezarán a suceder hechos extraordinarios, y se irá congregando una sorprendente reunión...  

Por otra parte, Antolina Vilches, profesora de educación especial, será citada en lo que resultará un extraordinario lugar, y donde recibirá un inquietante mensaje. Y finalmente Marcela Arellano, que pretende abrirse paso en el difícil mundo del teatro, e intentando resolver un terrible apuro, echará mano de su amigo el dramaturgo Enrique Jardiel Poncela, y de un enigmático sereno que se parece a Ronald Colman, a los que embarcará en una trepidante investigación llena de peligros.. 

Sobre estas tres historias base, se nos ofrece una impactante narración, en la que irán apareciendo sin parar muy diversas situaciones y hechos —un sanatorio infantil secreto, un sobre en la pitillera que no pudo ser entregado al rey, cruceros en medio de Madrid para enterrar niños sin bautizar, cementerios ambulantes, timbas para juegos suicidas, una actriz millonaria en bancarrota, un antiguo morfinómano, un amante joven al que nadie conoce, un hijo secuestrado después de muerto, la panda de asesinos de Unión Patriótica... sin olvidar al fantasma que donó su cuerpo y el de sus amigotes a la ciencia—, y todo esto bajo la sombra de un peligroso complot de gran relevancia que puede influir decisivamente en el devenir de los últimos días del dictador en el poder, el general Miguel Primo de Rivera.


Enrique Jardiel Poncela, protagonista de esta gran función


Todo esto nos es presentado en una narración que reúne muy diversos estilos y géneros: el thriller político, la novela de aventuras, la resolución de enigmas, la crónica social, la literatura de lo casi-fantástico, que roza lo surrealista, pero que nos muestra sin fisuras las más escondidas motivaciones del ser humano. Y todo esto en forma de novela, con diálogos que no dudan en tomar la forma teatral, y que nos llevan desde un realismo feroz, a situaciones casi esperpénticas, en las que las historias fluyen sin darnos un momento de respiro, confluyendo todas ellas en una resolución que mezcla la más sórdida realidad con la ilusión y la esperanza...

Como en otras novelas del autor el escenario es gris y ominoso, y en el transcurso del relato nos conducirá a lugares recónditos, ocultos o de desconocida existencia para el común de los ciudadanos, pero que existen para esconder realidades poco agradables de ver, o donde poder desplegar nuestras más oscuras ansias y placeres. Así,  de la mano del autor recorreremos los ambientes teatrales y artísticos, donde conoceremos algunos de los tesoros que guardan; los parajes más extravagantes del Madrid de los años treinta: apuestas clandestinas de riesgo extremo, el atraco de cadáveres, asilos de actores, los llamados Cementerios Ambulantes o la vida oculta de la aristocracia más próxima a la monarquía; de igual forma recorreremos fábricas, hospitales o salas de espectáculo que romperán con todas las ideas preconcebidas que pudiéramos tener sobre una época y sus gentes.

Y en cuanto a los personajes de la obra son numerosos y singulares en su definición y actuación, lo que resulta claro y notorio, es que ninguno aparece como anodino ni trivial. Y no podemos dejar de citar la deslumbrante presencia del escritor y dramaturgo Enrique Jardiel Poncela, que será actor principal de esta apasionante función, y que nos sorprenderá con sus actos y sus dichos, en los que encontraremos muchas de las afirmaciones que aparecen a lo largo de su obra.

Y finalmente hemos de destacar el impecable estilo del escritor, preciso, implacable, con una capacidad de generar ambientes que nos transmiten sensaciones casi físicas, que va pasando de lo cotidiano y real, a lo que roza lo imaginario, y que es capaz de llevarnos de lo más duro y sordido del ser humano, a hacer florecer la risa y lo más hermoso de sus personajes. Y todo esto mezclando acción bien llevada y creíble, con monólogos interiores de gran fuerza y profundidad, y pese al gusto del aoutor por los ambientes grises y plomizos, aparecen destellos de luz, que dan un poderoso lustre a esta magnífica y apasionante narración. Un libro que no hay que perderse.

Versatil, 2016
Compra en Casa del Libro

José María Sánchez Pardo


Publicar un comentario en la entrada