Death Row. El corredor de la muerte. Marc Sans y Óscar Perales

Cuenta atrás hacia la catástrofe. Interior de la prisión de Wolverstone



Hacia la catástrofe irremediable
Como en las mejores películas de John Carpenter y Walter Hill, el tiempo y el espacio donde todo transcurre es la clave de esta historia. Una cuenta atrás hacia la catástrofe irremediable en el interior de la prisión de Wolverstone. Un brote vírico que convierte a los reclusos en cadáveres vivientes. Las fuerzas de seguridad tendrán que intentarlo, pero para ello tendrán que asociarse a determinados presos.


¡articulaciones que crujen!


El blanco y negro de estas viñetas y la frontalidad de buena parte de los encuadres acentúan el tono directo, entre el terror y el género de acción, sin escatimar detalles: a menudo sobran las palabras. El crujido de las articulaciones lo dice todo.

Puestos a imaginar, veo las amplias posibilidades de este universo narrativo que Sans y Perales nos acaban de brindar: el escenario institucional no admite muchas variaciones —por más que queramos, una prisión no da mucho de sí como motivo estético— pero es precisamente la reiteración y la claustrofobia la que daría pie a multitud de narraciones breves, cortos, videojuegos... Espero con impaciencia esas nuevas entregas.

Likantro, 2015
Compra en Casa del Libro

David G. Panadero
Publicar un comentario en la entrada