Un palacio en el infierno. Alice Quinn

Se enfrenta a todos los que quieren joderla

Buena sesera, redaños y desparpajo
Rosie Maldonne, a quien sus amigos llaman Cricrí, tiene muchos problemas. No tiene dinero pues se le ha acabado el del subsidio, y lo que saca de trabajar en el bar no le alcanza. Vive en una caravana destartalada en un descampado baldío, sin demasiadas comodidades. No tiene comida, y las tres pequeñuelas que son su familia no entienden de hambre ni de hacer sus necesidades. Para complicar aún más las cosas, Pierrot, el hijo pequeño de su amiga Vero, desaparece misteriosamente, y su madre poco después. Y como quien no quiere la cosa, nuestra sufrida protagonista encuentra un auténtico tesoro en un lugar poco apropiado.

Ante semejante panorama, unos huirían, otros se deprimirían, pero nuestra heroína no cae tan bajo... Se convierte en un torbellino, con su larga lengua, y su corta falda, se enfrenta a todos los que quieren joderla. Y pese a sus 24 años muy bien llevados, tiene más aplomo y valor que otros más listos, más experimentados, o que se pretenden más astutos que ella, mostrando más seso, redaños y desparpajo que todos sus conocidos y enemigos juntos.


esto no tiene ninguna gracia!


Así, la novela nos va mostrando, y a veces tenemos que seguirla con la lengua fuera, las peripecias de este terremoto de mujer, que desde los límites de la decadencia social se ve involucrada en una serie de delitos, nunca buscados, y de los que tendrá que salir con su desparpajo, valor y mala leche habitual. Sus peripecias nos harán sonreír, cuando no directamente carcajearnos, pero después nos pondrán muy serios, pues a lo que se enfrenta nuestra gran Rosie no es ninguna broma.

Y el relato nos irá mostrando los diversos personajes de la vida de esta francesita suburbial: amigas, colegas, un poli monísimo, niños y más niños, que se van sumando a la tribu de Cricrí, unos malos muy malencarados, un rico mecenas, políticos fácilmente engatusables... Lo habitual, vamos.

Y todo esto con muy buen ritmo, sin perderse en las musarañas de escenarios o pseudodramáticas emociones, aunque el libro destila cariño y ganas de vivir por todos sus poros. Una historia divertida y entretenida a raudales, que propone un nuevo tipo de thriller, más cotidiano, y con una nueva propuesta de héroe protagonista, nada, pero que nada convencional.

Grijalbo, 2015
Compra en Casa del Libro

José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario en la entrada