La sirena roja. Noelia Lorenzo Pino

El tiempo es un enemigo casi tan feroz como el propio asesino

Personas vinculadas a los tatuajes
Hace unas semanas salió a la venta la segunda novela de Noelia Lorenzo Pino, que sigue la línea detectivesca de su primera obra. La sirena roja es un thriller de corte nórdico en el que una detective de policía debe atrapar a un psicópata al mismo tiempo que intenta conciliar su absorbente trabajo con una vida familiar que se complica por momentos.

En esta novela las calles de Donostia se convierten en coto de caza de un meticuloso asesino que despelleja a sus presas para llevarse los tatuajes de sus cuerpos. La detective ertzaintza Eider Chasseraeu no tarda en encontrar la pauta de tal atrocidad y empieza a cerrar el cerco sobre un grupo de personas vinculadas a los diseños de los tatuajes. Pero la protagonista debe calibrar los detalles que van apareciendo con sumo cuidado; los sospechosos siempre parecen guardarse un as en la manga. De este modo cada nueva revelación acaba suponiendo un atajo o un contratiempo; las distancias parecen aumentar y disminuir repentinamente; y el tiempo va convirtiéndose en un enemigo casi tan feroz como el propio asesino.


prosa limpia y fluida, desarrollo lineal


La sirena roja es un libro de riquezas desiguales. Si bien es cierto que posee una prosa tan limpia y fluida que tiene uno la sensación permanente de estar deslizándose por un tobogán, hay que decir también que el desarrollo de los acontecimientos es demasiado lineal y poco estimulante. La trama está montada en una estructura un tanto repetitiva del modus operandi del equipo policial. Tras una sucesión de conversaciones policía-policía y policía-sospechoso la historia acaba perdiendo impulso. Probablemente, la dinámica de investigación coincide con la una de un equipo de policía real, pero para el lector esto resulta un poco encorsetado y se echa en falta un poco más de iniciativa por parte de la protagonista. 

Otra cosa que no puede dejar de destacarse es la semejanza de la Sirena Roja con las novelas de Thomas Harris. Es tan evidente que la propia autora lo menciona a través de sus personajes al principio del libro y eso le resta frescura a la obra. Si algo tienen los thrillers es su intención de sorprendernos. En este libro, desde el minuto uno, ya nos hacemos una idea de por dónde van los tiros y no nos queda más remedio que solazarnos en la buena conexión que la autora tiene con las palabras. 

En definitiva, quien se anime a pasear por las páginas de este libro comprobará que la caminata empieza en lo alto de una bajada y que, hacia la mitad del libro, empieza una pendiente igual de pronunciada que cuesta un verdadero esfuerzo remontar. 

Erein, 2015
Compra en Casa del Libro

Armando Ux
Publicar un comentario en la entrada