La banda de los Sacco. Andrea Camilleri

La mafia como tumor maligno

Hombres humildes contra la mafia
Qué nadie se piense que esta obra de Camilleri es otra más de su larga trayectoria, para nada. Lo que nos trae la editorial Destino es una obra menor, sin ningún género de dudas, y totalmente diferente, forma parte de ese universo paralelo que todo gran autor tiene y que le sirve a modo de válvula de escape para evadirse de un tal Montalbano

La obra, llamarla novela no sería lo más adecuado, se acerca más al género de crónica, pues ficción hay pero muy escasa y todo lo narrado tiene poso de realidad

Camilleri ha tomado datos reales y a partir de ahí ha novelado la historia, siempre basándose en hechos reales y en deducciones lógicas. Lo que intenta mostrar el autor italiano es otra cosa, es la lucha contra la mafia realizada por unos hombres humildes y mostrar la verdadera cara de la organización criminal, algo que en el resto del mundo confundimos con un cierto toque de glamour producto de diferentes tratamientos audiovisuales ya muy conocidos por todos. 


planteada como un western


La historia narra la vida de la familia de los Sacco y su lucha. Desde el patriarca a los hermanos, teniendo como leit motiv la lucha por la igualdad al intentar oponerse a un sistema francamente perverso. Estamos en Sicilia en el primer cuarto del siglo XX. La mafia figura como un ente que se sobrepone al poder en todos los estratos, incluido el político e intenta fagocitar los bienes en beneficio propio. Se parece, reflejado así por Camilleri, más a un tumor maligno que a otro tipo de enfermedad. No es una mafia con trajes a medida y que disfruta de la opera, es mucho más básica y más campestre, si quieren hacerse una idea miren por Internet fotografías de algún capo mafioso capturado, les recomiendo las de blanco y negro, para que se hagan una idea precisa de lo que hablo.

La obra está pensada a modo de western, es decir mucha naturaleza, amigos, traiciones y la división básica entre malos y buenos, tiene su punto, aunque creo que le falta más ficción y más aún viniendo de la mano de quien viene, con una capacidad muy elevada de hacernos disfrutar con su escritura. El sistema narrativo a modo de crónica me parece que no le casa a Camilleri, tal vez sea un defecto profesional mío porque no soy capaz de verlo en este registro. 

Pese a lo dicho tengo que reconocer que me he leído la obra casi de un tirón, lo cual indica que tiene su mérito y su atractivo, también es cierto que me imaginaba a un Camilleri algo más desatado

Por todo lo comentado no sé si recomendar la novela o no, francamente no tengo ni la menor idea. Es preciso reconocer que como escritor no le voy a descubrir y que esto de juntar letras lo hace francamente bien, ahora bien el modo de abordar la historia me ha parecido flojo. Ustedes verán, seguro que tienen más criterio que quien suscribe.

Destino, 2015
Compra en Casa del Libro

Sergio Torrijos
Publicar un comentario en la entrada