La extraña que hay en ti (2007)

Una justiciera que cuenta con la simpatía de un policía 

Se lo hará pagar caro
Neil Jordan vuelve a demostrarlo una vez más: igual que los mejores artesanos, es capaz de trabajar para terceros —en este caso para Joel Silver, promotor de las cintas de acción más inofensivas y rutinarias de Hollywood—, y a la vez asumir el proyecto como si fuera propio, personalizándolo pero sin salirse de los márgenes pactados. Mucho se ha dicho y escrito sobre justicieros urbanos, sobre Charles Bronson y sus émulos... Y Jordan, apoyado en la interpretación de Jodie Foster, es capaz de dar la vuelta delicadamente al planteamiento, con una película dura y violenta que no pierde la elegancia, y que además nos lleva a un terreno, el de la legítima defensa, donde los juicios morales se hacen complicados.

Erica Bain (Jodie Foster) está a punto de casarse. Paseando de noche con su prometido, son asaltados por un delincuente común. De un mal golpe aquel muere, y ella se promete a sí misma que se lo hará pagar caro al responsable, y que no tolerará ninguna injusticia más. Además, Erica es locutora en un programa radiofónico nocturno, y el contenido de sus emisiones se irá endureciendo, haciéndose eco del caos de la gran ciudad.


se irá fortaleciendo y haciéndose una con la ciudad


Neil Jordan hace un retrato estilizado del ambiente nocturno y se sirve de distintos recursos visuales para plasmar en imágenes el endurecimiento de su protagonista femenina: al principio, debilitada después del asalto, su mundo es inestable. Pero conforme se va fortaleciendo y haciéndose una con la ciudad, empieza a aparecer de manera más teatral y efectista allá donde se la necesita.

No faltaron críticos que pusieron el grito en el cielo, tachando a La extraña que hay en ti de fascista y ultraliberal. Quizás no apreciaron que con esta cinta, Jordan no pretendía tanto establecer juicios morales estrictos o ensalzar a la justiciera urbana, como constatar un conflicto cada vez más cercano, subrayando además la degradación que la venganza produce en su ejecutora.

A fin de cuentas, hay que admitir que la película juega voluntariamente con la ambiguedad, hasta el extremo de que esta justiciera actúa contando con la simpatía de un policía (Terrence Howard, que se desentiende de la institución y empatiza con su dolor). Pero en definitiva, no encontraremos discursos triunfalistas. Más bien, como sucedía en tantos títulos de Fritz Lang, seremos testigos de cómo la violencia nos acaba degradando a todos.

David G. Panadero


Tit. Orig: The Brave One. EEUU, 2007. Director: Neil Jordan. Guión: Roderick Taylor, Bruce A. Taylor, Cynthia Mort. Música: Dario Marianelli. Fotografía: Philippe Rousselot. Intérpretes: Jodie Foster, Terrence Howard, Naveen Andrews, Nicky Katt

De los gritos de dolor del expresionismo a los más inquietos thrillers europeos sin olvidar los grandes clásicos de Hollywood, el equipo PRÓTESIS te trae el comentario crítico de cincuenta títulos escogidos. Este ensayo colectivo ha sido realizado por el Equipo PRÓTESIS para el número 8 de su publicación en papel, coordinado por David G. Panadero

No te pierdas el monográfico

Publicar un comentario en la entrada