Memento (2000)

El suspense se desarrolla en paralelo al descubrimiento de una percepción alterada

Nuestra defectuosa memoria
En Memento, Christopher Nolan ganó notoriedad por un montaje en apariencia caótico que transcurre en sentido inverso en el tiempo. La narración no lineal se convertirá en seña personal del director, generalmente para suministrar suspense al espectador; en algunos casos, también servirá para reflejar estados de conciencia alterados. En efecto, en el caso de Memento como en el de Psicosis, el suspense se desarrolla en paralelo al descubrimiento de una percepción alterada.

Leonard Shelby es un hombre sin memoria. Debido al trauma recibido en un asalto a su casa, es incapaz de generar nuevos recuerdos. Por ello, debe organizarse tomando notas y fotografías de todo aquello que considera necesario recordar. Su motivación vital para seguir este sistema es la venganza por el asesinato de su mujer. Sin embargo, a medida que avanza la película, nos damos cuenta de la poca fiabilidad que tanto el sistema que ha desarrollado como sus recuerdos anteriores tienen para Shelby.


una memoria con la que establecer ideas sobre el mundo


La memoria humana es un instrumento poco fiable, dice Shelby, y es cierto. Shelby se aferra a los hechos, a los indicios que recoge en sus anotaciones. Pero es selectivo, no es fiel a su propio método y elige los indicios que a él le interesan, deshaciéndose de los que no encajan con la memoria que él mismo se ha creado. En el desenlace del filme se presenta el suspense no resuelto, auténtico meollo de la cinta: ¿qué es real y qué no en la confusa y deliberadamente manipulada memoria del protagonista?

Tres personajes utilizan su fallida memoria para sus propios fines: Teddy, Natalie y el propio Leonard. Cada uno añade su propia ficción, confundiendo con sus historias inventadas y generando más suspense a una trama ya de por sí confusa. El suspense surge pues de la propia naturaleza engañosa de la memoria, de cómo una herramienta tan imprescindible para nuestra supervivencia no sólo tiene lagunas, sino que inventa y recrea aleatoriamente o —como en este caso— en provecho de personas o circunstancias. La memoria de Shelby es objeto del suspense porque representa paradójicamente la memoria de todos: su memoria está dañada, no obstante, nos hace entender que toda memoria es frágil y dada a malinterpretaciones, que a pesar de la diferencia del problema en grado, Shelby y cualquier espectador comparten una memoria defectuosa con la que intentamos resolver problemas y establecer ideas sobre el mundo.

Virginia Romero


Tit. Orig: Memento. EEUU, 2000. Director: Christopher Nolan. Guión: Christopher Nolan. Música: David Julyan. Fotografía: Wally Pfister. Intérpretes: Guy Pearce, Carrie-Anne Moss, Joe Pantoliano, Mark Boone Junior

De los gritos de dolor del expresionismo a los más inquietos thrillers europeos sin olvidar los grandes clásicos de Hollywood, el equipo PRÓTESIS te trae el comentario crítico de cincuenta títulos escogidos. Este ensayo colectivo ha sido realizado por el Equipo PRÓTESIS para el número 8 de su publicación en papel, coordinado por David G. Panadero

No te pierdas el monográfico
Publicar un comentario en la entrada