Entre ses mains (2005)

Después de cruzar tantas barreras sin vuelta atrás

Ciudad tranquila, asesino depredador
Los azares de la distribución mantienen inédita en los cines españoles una de las más intensas y perturbadoras muestras del thriller psicológico de la última década, y esta es una excelente oportunidad para contribuir a su difusión. La directora Anne Fontaine ya había demostrado en Nathalie X, que Atom Egoyan versionaría para Hollywood bajo el título de Chloe, conocer bien los resortes del género y sus grandes posibilidades a la hora de hablar de la insatisfacción doméstica y erótica de la clase media. Entre sus manos, igual que Nathalie X, gira en torno a una mujer casada con una apacible vida pequeñoburguesa cuyos cimientos, más frágiles de lo que parecía, se van a ver sacudidos cuando un elemento extraño se cruza en su cotidianeidad: mientras la tranquila ciudad en la que vive se ve sobresaltada por un asesino depredador sexual, un hombre desonocido, Laurent, comienza un flirteo con la protagonista, Claire, que la va a introducir en una espiral que ella nunca podría haberse imaginado.


está siendo liberada por el amor


Mientras esos mismos contenidos podrían haber servido de base para un previsible relato televisivo, el gran acierto del film es ir construyendo una historia escalofriante de amour fou a partir de personajes y situaciones grises. Frente a los estereotipos habituales de las películas norteamericanas, Claire no tiene un trabajo artístico ni creativo, Laurent no es joven ni típicamente guapo, y los primeros encuentros entre los dos, provocados porque él es cliente de la aseguradora en la que ella trabaja, no podrían ser más anodinos; el espectador irá descubriendo junto con la protagonista de forma paulatina el lado seductor de su nuevo amigo, que la llevará no solo a sentirse totalmente extraña dentro su familia sino a romper con todos los principios y las convenciones de su mundo anterior.

Elegante y sin ninguna apariencia transgresora, Entre sus manos, cuyo título anuncia la ambigüedad entre lo tierno y lo brutal, es una de las muestras más perversas del género al ser esencialmente una historia romántica cuya gran fuerza emocional radica en que su protagonista no es una víctima manipulada ni engañada, sino que está siendo liberada por el amor, pero para ser llevada a terrenos muy oscuros: el desenlace no girará tanto en torno a si va a ser o no cazada por el asesino que ronda la ciudad sino a cómo continuará su vida en el caso de que sobreviva después de haber cruzado tantas barreras sin vuelta atrás.

José Antonio López (Jalop)


Tit. Orig: Entre ses mains. Francia, 2005. Director: Anne Fontaine. Guión: Anne Fontaine y Julien Boivent. Música: Pascal Dusapin. Fotografía: Denis Lenoir. Intérpretes: Benoît Poelvoorde, Isabelle Carré, Jonathan Zaccaï, Valérie Donzelli

De los gritos de dolor del expresionismo a los más inquietos thrillers europeos sin olvidar los grandes clásicos de Hollywood, el equipo PRÓTESIS te trae el comentario crítico de cincuenta títulos escogidos. Este ensayo colectivo ha sido realizado por el Equipo PRÓTESIS para el número 8 de su publicación en papel, coordinado por David G. Panadero

No te pierdas el monográfico
Publicar un comentario en la entrada