Instinto básico (1992)

Broche de oro del subgénero de la femme fatale

Brillante puesta en escena que suaviza lo tosco
Pasados más de veinte años desde su estreno y la fiebre que levantó, hoy se podría ver Instinto básico como uno de los últimos éxitos clásicos de Hollywood, entendiendo por ello un film basado en personajes y actores carismáticos y no en efectos especiales, merchandising ni posibilidad evidente de creación de una franquicia (aunque sí acabó dando lugar a una secuela tardía), dirigido a un público más bien adulto y que, aunque está basado en referencias evidentes y es consciente de ello, en ningún momento se burla de ellas. De hecho, puede considerarse como el broche de oro del subgénero de la femme fatale, con permiso de La última seducción, que vio la luz dos años más tarde y que sí se aproximaba a la parodia.

Instinto básico bebe por lo tanto de Perdición, del hombre mediocre engatusado por una bella pérfida y manipuladora que adquiere aquí la condición de auténtica mantis religiosa que asesina a sus amantes en pleno orgasmo. Naturalmente los tiempos son otros y la seducción no puede limitarse a las caídas de ojos y bocas semiabiertas de la época del código Hays de censura; el film contiene abundante sexo, de cantidad y calidad osadas para Hollywood, rodado con una brillante puesta en escena que suaviza el marcado gusto del director Paul Verhoeven por lo tosco o incluso lo zafio.


la identificación de promiscuidad con maldad y muerte provocó ríos de tinta


La identificación, característica también de Verhoeven, educado en una férrea fe calvinista, de promiscuidad y bisexualidad con maldad y muerte provocó en su momento ríos de tinta e iras de colectivos feministas y gays. Sería no obstante un tanto simplista colocar sin más la película entre otros thrillers eróticos reaccionarios y puritanos del Hollywood de la época; el director considera a la mujer fatal de la historia como la encarnación del Mal con mayúsculas, pero el guión de Joe Sterzhas, escritor amante de rizar el rizo a veces hasta lo absurdo y que aquí evidencia tanto sus grandes virtudes como sus grandes defectos, impregna de ambigüedad a todos los personajes: el antihéroe de la historia es en realidad otro de los asesinos de los que la bella malvada gusta de rodearse, y, lejos de sentirse atraído por su antítesis, más bien encuentra un alma gemela tan oscura como él. La exaltación de los valores familiares de la década anterior empieza a quedar atrás y la narración se hunde en el nihilismo propio de los años 90 del pasado siglo, mostrando a varios personajes sin ninguna posición moral dominados únicamente por sus basic instincts, sus instintos primarios.

José Antonio López (Jalop)


Tit. Orig: Basic Instinct. EEUU, 1992. Director: Paul Verhoeven. Guión: Joe Eszterhas. Música: Jerry Goldsmith. Fotografía: Jan De Bont. Intérpretes: Michael Douglas, Sharon Stone, George Dzundza, Jeanne Tripplehorn

De los gritos de dolor del expresionismo a los más inquietos thrillers europeos sin olvidar los grandes clásicos de Hollywood, el equipo PRÓTESIS te trae el comentario crítico de cincuenta títulos escogidos. Este ensayo colectivo ha sido realizado por el Equipo PRÓTESIS para el número 8 de su publicación en papel, coordinado por David G. Panadero

No te pierdas el monográfico
Publicar un comentario en la entrada