Y todo a media luz. Maurizio de Giovanni

El comisario de policía taciturno y de brillantes ojos verdes

La primavera no tiene piedad
Han matado a Víbora. La prostituta más hermosa de Nápoles ha aparecido asfixiada en su cama del Paraíso, el más lujoso burdel de la ciudad. Y allá que se ve lanzado Ricciardi, el comisario de policía taciturno y de brillantes ojos verdes. Y mientras tanto la primavera de 1932 se asoma, promoviendo deseos y ambiciones que de momento se plasmarán en las grandes celebraciones de la Pascua. Pero la primavera no tiene piedad, pues revuelve emociones y deseos que se abatirán en conflictos, de los que los humanos no siempre salen indemnes.

El comisario Ricciardi se ve enfrentado a una investigación, en la que le aparecen multiples motivaciones y variopintos aspirantes a asesino, lo que le obligará a una investigación minuciosa y desesperante, en el que hay demasiadas pistas a seguir. Y para añadir dificultades a su cometido, tendrá además que lidiar con los tentáculos de los servicios secretos fascistas, que pretenderán atrapar entre sus redes a uno de sus allegados.


ver los fantasmas de los que mueren


En esta sexta entrega del comisario napolitano, el autor vuelve a agasajarnos con sus magníficos personajes, entre los que brilla Ricciardi, ese hombre lúcido y atormentado por la condena que padece al ver los fantasmas de los que mueren de forma violenta, lo que le retrae ante el mundo y las mujeres, que sufrirán amargamente por lo esquivo y a veces agresivo de su trato.

Vuelve a ser protagonista la ciudad de Nápoles, y especialmente sus habitantes, de los que se realiza un gran retablo de costumbres y dichos, especialmente centrados en los preparativos sociales y culinarios de la gran celebración de la Pascua.

Y para dar sustancia a esta trama, el autor nos propone, tanto en lo que es el caso criminal como en lo referente a las vidas de sus protagonistas, nuevas versiones de la dificultad y el horror que puede producir la mixtura entre amor y hambre en sus múltiples propuestas, y en la que sobrevuelan los desastrosos efectos que tiene la generación del deseo, y los movimientos que se llevan a cabo para su consecución, pues estos siempre tendrán efecto en el entorno, y en su mayoría, con resultados fatales. 

Y pese a que De Giovanni nos lleva hasta lo más cruento del desamor y la pérdida, con su peor corolario, la muerte violenta, ofrece una luz, una propuesta de gracia de vivir, que es igualmente extraordinaria en un género sembrado de fatalismo y morbo, aunque no nos equivoquemos, las respuestas del autor a estos dilemas y conflictos, ni son facilonas ni ñoñas, pues aunque el autor nos pasea por las zonas más oscuras de la vida humana, lo hace con una humanidad y una calidez que ilumina tan proceloso trance.

Si la trama es apasionante, las historias impactantes, y sus personajes de lo más atractivo, el remate de esta novela es un estilo brillante, ágil (no se pierdan una escena en la que se relatan tres acciones simultáneas, envueltas en la minuciosa preparación de un dulce tradicional de Pascua), y con auténticos toques poéticos, lo que desmiente esa estupidez de que el estilo de los novelistas de género es, o ha de ser, burdo y descuidadoEn resultas, una nueva entrega de quien posiblemente sea una de las figuras contemporáneas de la literatura policíaca. Una extraordinaria novela.

Lumen, 2015
Compra en Casa del Libro

José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario en la entrada