Mistralia. Eugenio Fuentes

Uno de los personajes más interesantes de la actual novela negra española

los poderosos intereses en juego
La ingeniera Esther Duarte, responsable de una planta eólica próxima a la ciudad de Breda, aparece ahorcada en uno de los aerogeneradores de la instalación. Lo que inicialmente parece un suicidio, va mostrando trazas de ser un oscuro y morboso asesinato. Pese a que las pesquisas las dirige el capitán Gallardo, de la Guardia Civil, la empresa propietaria del complejo, Mistralia, contrata a un detective de la zona, Ricardo Cupido, para que lleve a cabo una investigación paralela con objeto de informar directamente a la empresa, dado los poderosos intereses en juego.

Desde el primer momento se plantean muchas líneas de investigación, fundamentalmente desde la empresa, con la presencia inquietante de Ramiro Quintana, su famoso propietario, uno de los financieros más importantes del país, secundado por su sibilino ayudante García-Lage. Tampoco queda fuera de la investigación la propia ingeniera que sustituye a la muerta, Senda Burillo, que guardaba viejas rencillas con la fallecida


nos recuerda al tenaz Maigret


La propia existencia de la planta eléctrica también tiene su peso, por los durísimos conflictos que ha provocado su expansión entre los propietarios de la zona, donde se cruzan intereses, como los de los agricultores Vidal y Sonia Peregrino, o los ganaderos, los mellizos Méndez. y para que nada falte, las singulares relaciones que mantenía la muerta con sus ayudantes Miriam y Mauri, abren aún más, un abanico de posibilidades ya de por sí muy extenso.

Cupido tendrá que multiplicar sus esfuerzos a caballo entre Madrid y Breda (esa ciudad imaginaria del norte de Extremadura), para poder dar sustancia a la historia de la muerta, sus múltiples relaciones, y las emociones contradictorias que su persona provocaba, para poder buscar un motivo sólido para su cruenta desaparición.

El investigador, acompañado exclusivamente de su ayudante y confidente el Alkalino, lleva a cabo una pesquisa que ha de conjugar múltiples intereses sociales y personales, y pese a sus buenas relaciones con Gallardo, el guardia civil, siente contínuamente el aliento de una multinacional que tiene múltiples intereses, con fórmulas muy singulares de resolver sus problemas.

Con esta historia vuelve uno de los personajes más interesantes de la novela negra contemporánea española, el calmo, pero sagaz investigador extremeño, que vuelve a darnos una lección de capacidad de introspección en las almas y motivaciones de los actores de este drama, con objeto de dilucidar cual fue capaz de investirse en asesino, y para ello tendrá que buscar una motivación, entre el amplio ramillete de posibilidades que abruman y dificultan las pesquisas de este investigador, que con sus características propias, nos recuerda al tenaz y aparentemente cachazudo comisario Maigret, del gran Simenon.

Como en entregas anteriores, no solo hace unos profundos y espléndidos retratos psicológicos, sino que nos habla de un escenario, que pese a ser imaginario, nos retrae al mundo de los grandes pueblos y las zonas agrícolas, con sus peculiares costumbres, y con las tensiones que se producen entre la expansión industrial y el agro, o las rencillas entre ganaderos y agricultores, que nos traen a la memoria a aquellos maravillosos westerns, que mostraban los conflictos entre cowboys y campesinos

Pero este libro no sólo es un poderoso libro de investigación, con fantásticos análisis psicológicos y sociales, sino también es una obra de arte por su uso de una prosa poética, que es capaz de llenar con calor, humanidad y belleza una historia donde las más bajas pasiones circulan desatadas, y donde no habrá demasiados problemas para eliminar a aquellos que molesten a los dispuestos a matar, con una violencia que parece reflejo de la dureza de la vida en el campo.

Y como guinda de este magnífico libro, el relato nos propone una continua reflexión sobre aspectos de la vida de los hombres, no siendo uno de los más pesimistas el que plantea que hemos pasado de una moral del bien o el mal, a otra que no entiende más que del éxito o del fracaso.

Una lectura que no hay que perderse.

Tusquets, 2015
Compra en Casa del Libro 

José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario en la entrada