Prólogo: Disturbios. Antología popular de relato negro

Lo que pasa en la calle

Les interesa. Les inquieta
Iniciamos esta antología como un desafío, una apuesta personal, y queríamos saber lo lejos que podíamos llevarla. No recuerdo si empezó la conversación Luis Escribano, de Uno editorial, o fui yo el primero en hablar. El caso es que nos propusimos reunir diez relatos. Además, no nos interesaba tanto el trabajo de escritores profesionales —aunque en estas páginas también hay alguno— como lo que pudieran aportar los que no fuesen tan conocidos por los lectores. Pensábamos que estos, que de momento están al margen del mercado editorial, hablarían de forma menos condicionada y más espontánea de lo que les interesa, lo que les inquieta, lo que pasa en la calle.

Tras esa conversación, Luis y yo nos pusimos manos a la obra y convocamos desde nuestras páginas a todo aquel que quisiera participar en la antología. Publicamos unas bases para la participación, y de entrada no quisimos poner cortapisas a los trabajos que se presentaran: llamándose DISTURBIOS la antología, dimos por sentado que atraería a un tipo de escritor bien concreto, y solo especificamos que el tema de los originales debía ajustarse al género negro, policiaco o similar. Este libro habla por sí solo: a lo largo de diez «disturbios» encontraréis aproximaciones al hard boiled pero también relatos intimistas, recreaciones de épocas pasadas, divertidas fantasías pasadas de rosca y hasta un furibundo spaghetti western



la lectura y la escritura, vicios que gusta compartir


Finalmente podemos decir que lo hemos conseguido, y además hemos tenido donde elegir hasta quedarnos con diez relatos que publicamos con ilusión, convencidos de que gustarán. Si bien los temas y sus tratamientos aportan variedad y contrastes, también podemos decir lo mismo respecto a los autores: algunos de ellos provienen del ámbito académico, otros, de los medios de comunicación, y no faltan los lectores de toda la vida, que han desarrollado su trayectoria profesional por otros derroteros y ahora aportan esta historia. No solo eso: las diferentes edades de los participantes nos ayudan a desmentir la idea de que leer y escribir es una moda retro. No exagero si digo que algunos de mis relatos favoritos de este libro están escritos por gente que anda por la veintena. 

La lectura y la escritura son vicios solitarios, y que lejos de curarse con el tiempo, siempre van a más. Pero aun siendo solitarios, son vicios que gusta compartir, por eso confiamos en que cuando acabes de leer este libro, no tardarás en prestárselo a alguien o al menos recomendarlo. Respecto a estos diez autores que vas a descubrir —aunque ya conocías a algunos—, imagina todo lo que pueden aportar en los próximos años. Hemos pasado unos meses preparando la antología, diez autores, el antólogo que firma esto y el editor, y llega el momento de que quedemos en segundo plano para que sea el lector —tú, lector— quien tenga la última palabra.

Uno editorial, 2014
Compra en Estudio en Escarlata

David G. Panadero
Publicar un comentario en la entrada