El carnicero (1970)

Hechos que son producto de instintos atávicos

Comportamientos imprevisibles
En El carnicero, película de éxito comercial considerable, Claude Chabrol consolidó el estilo que marcaría muchas de sus películas posteriores: un cine negro ambientado en zonas rurales o pequeñas ciudades, a veces inspirado en crónicas de sucesos, alejado tanto del mundo del hampa y de los ambientes marginales como de la intriga detectivesca de alta sociedad. Los crímenes en el cine de Chabrol no son puzles que se puedan resolver a base de lógica y de pistas sueltas; las pinturas rupestres que abren la película e ilustran los títulos de crédito iniciales ya nos indican que no podemos buscar la explicación de los hechos que vemos a contemplar en la racionalidad sino que son producto de instintos atávicos.

De ahí lo perturbador de este acercamiento al género, novedoso en la época y muy coherente con la nouvelle vague, a la que pertenece el director, y en general con los nuevos cines modernos de los años 60 del pasado siglo: la violencia ya no puede ser explicada en términos de lucha de clases ni de desigualdad social, ni tampoco del estudio de la personalidad de asesinos y víctimas a traves del psicoanálisis. El comportamiento de los unos y de las otras en el cine de Chabrol es imprevisible; en El carnicero todavía se dan a conocer algunas pinceladas del pasado de los personajes, una concesión a la psicología clásica que desaparecerá en películas posteriores del director.


cine negro de marcada tendencia conductista


La maestra del pueblo ha tenido una relación fallida años atrás por lo que en cierta forma ha elegido refugiarse del mundo y de los hombres, mientras que el carnicero que da título al film ha vuelto traumatizado por lo visto y vivido en la guerra de Indochina. No obstante, difícilmente estos apuntes sobre sus respectivas vidas pueden explicar que la joven oculte a la policía una prueba que podría ayudar a resolver el caso implicando a su nuevo amigo, hacia el que experimenta unos sentimientos de una ambivalencia que nunca llegan a aclararse del todo. En el cine negro de marcada tendencia conductista de Chabrol, muy emparentado con las obras de Patricia Highsmith, las motivaciones de los personajes, complejas y contradictorias, son un misterio en el que es inútil intentar adentrarse; sólo podemos ver su forma de obrar y esperar inquietos un desenlace inesperado incluso para ellos mismos.

José Antonio López (Jalop)


Tit. Orig: Le boucher. Francia, 1970. Director: Claude Chabrol. Guión: Claude Chabrol. Música: Pierre Jansen. Fotografía: Jean Rabier. Intérpretes: Jean Yanne, Stéphane Audran, Antonio Passalia, William Guérault

De los gritos de dolor del expresionismo a los más inquietos thrillers europeos sin olvidar los grandes clásicos de Hollywood, el equipo PRÓTESIS te trae el comentario crítico de cincuenta títulos escogidos. Este ensayo colectivo ha sido realizado por el Equipo PRÓTESIS para el número 8 de su publicación en papel, coordinado por David G. Panadero

No te pierdas el monográfico

Publicar un comentario en la entrada