El gabinete del doctor Caligari (1920)

Ahondar en las pesadillas del interior de la mente humana

Contrastes de luz y sombra
Dentro del ámbito cinematográfico al que hace referencia el expresionismo alemán, la historia de las artes visuales ha encontrado una concretización ejemplar entre las diferentes disciplinas artísticas que aúnan una serie de denominadores comunes. La gestación de las ideas abstractas y la visión preconizadora en reacción contra las mecánicas del naturalismo, siempre en el intento de ahondar en las pesadillas del interior de la mente humana, son algunas de las bases de un movimiento trascendente en la pintura, el teatro y el cine de principios del pasado siglo. No cabe duda de que el mismo desarrollo del cine reserva particularidades únicas cargadas con la capacidad sugestiva propia del medio.

La connivencia entre las artes plásticas supone uno de los núcleos formales del expresionismo alemán, apoyada en una revolución de las formas y del lenguaje narrativo, toda vez que su auténtico impacto reside en la exploración de las partes más oscuras de la psique. Paradigma de todo ello es la película más representativa del movimiento, Das Kabinet des Doktor Caligari, dirigida por Robert Wiene en 1920. En ella encontramos todos los arquetipos estéticos expresionistas, marcados por la esencia del grafismo viviente y el juego creador entre los contrastes de luz y sombra, encontrando que su evolución narrativa cristaliza miedos y obsesiones casi atávicos que enlazan con los límites difusos del sueño y la realidad.



el doble, la distorsión de la percepción, vulneración de la voluntad


Así pues, los avatares criminales del malvado hipnotizador Caligari y su herramienta, el sonámbulo Césare, a los que se enfrenta el joven Franzis, que poco a poco y presa de una suerte de vórtice irreal, se aproxima a la locura, tienen como marco una nebulosa y fantástica ciudad alemana de Holstenwall cuyos entornos y edificios fluctúan y se deforman a medida que progresa la mecánica argumental. Todo ello sume al espectador en una bruma de indecibilidad en la que se multiplican las interpretaciones y las perspectivas en el desenlace, mientras que toda la trama bascula entre los arquetipos temáticos del doble, la distorsión de la percepción y la vulneración de la voluntad. Con todo, quizá lo más inquietante de los temas tratados en el film no es sino la esencia de la locura instalada en el poder; un testigo señero de un clima psicológico proclive a la pesadilla, la deformación y el horror. Algo que el historiador del cine Siegfried Kracauer ya interpretó sabiamente como una predisposición colectiva del pueblo alemán para la llegada de Adolph Hitler.

J.F. Pastor Pàris


Tit. Orig: Das Kabinet des Dr. Caligari. Alemania, 1920. Director: Robert Wiene. Guión: Carl Mayer y Hans Janowitz. Fotografía: Willy Rameister. Intérpretes: Werner Krauss, Conrad Veidt, Friedrich Feher, Lil Gagover

De los gritos de dolor del expresionismo a los más inquietos thrillers europeos sin olvidar los grandes clásicos de Hollywood, el equipo PRÓTESIS te trae el comentario crítico de cincuenta títulos escogidos. Este ensayo colectivo ha sido realizado por el Equipo PRÓTESIS para el número 8 de su publicación en papel, coordinado por David G. Panadero


No te pierdas el monográfico

Publicar un comentario en la entrada