A merced del odio (1965)

El enfrentamiento entre un niño y la vieja criada de la casa

Una de las cumbres del suspense
Bette Davis, en uno de sus múltiples renacimientos profesionales, protagonizó tres películas de género casi seguidas: la aclamada ¿Qué fue de Baby Jane? (What ever happened to Baby Jane, 1962) de Robert Aldrich, con quien repitió en Canción de cuna para un cadáver (Hush… hush, sweet Charlotte, 1964) y terminó con esta A merced del odio (The Nanny, 1965) de Seth Holt, un montador y director poco prolífico debido a su temprana muerte que, según sus propias palabras, se debió en gran parte a la guerra psicológica que mantuvo con la Davis en este rodaje y que le llevó a abrazar el alcohol hasta el ahogo.

La historia narra el enfrentamiento entre un niño y la vieja criada de la casa, la nanny, que nos hace replantearnos constantemente quién de ellos alimenta la semilla del mal. Jimmy Sangster, a la sazón productor de la cinta, elaboró un guion modélico basado en la novela de Evelyn Piper, donde las elipsis, las sorpresas y las miradas, junto con el magistral uso de los flashbacks —sobre todo el del final, tan aterrador como humano para comprender la psicología de esta nanny y la sociedad que retrata— hacen de este relato una de las cumbres del suspense de todos los tiempos.


anteponerse a la brillante Davis


Y ya que hablamos de cumbres, digamos también que esta es una de las cimas de la Hammer (Drácula Fisher y Abominable hombre de las nieves aparte), porque esta Nanny es sin duda alguna uno de sus mejores monstruos cinematográficos.

En un papel pequeño descubrimos a la adolescente Pamela Franklin que debutó de niña en la terrorífica Suspense (The Innocents, 1961), siguió con esta Nanny, y culminó con la médium psíquica de La leyenda de la mansión del infierno (The legend of Hell House, 1973), basada en la magistral novela de Richard Matheson. Pocas veces una actriz prácticamente desconocida tiene la suerte de pisar tres joyas.

Sin embargo, difícil lo tuvo en esta película para superar el trabajo el jovencito William Dix, que solo volvió a la pantalla en un par de ocasiones. Y más difícil todavía para anteponerse a la brillante Davis. Porque, por muy hija de mala madre que fuera durante los rodajes, ¿quién tiene esos ojos?
Fernando Cámara


Tit. Orig: The Nanny. Reino Unido, 1965. Director: Seth Holt. Guión: Jimmy Sangster. Música: Richard Rodney Bennett. Fotografía: Harry Waxman. Intérpretes: Bette Davis, Jill Bennett, William Dix, James Villiers

De los gritos de dolor del expresionismo a los más inquietos thrillers europeos sin olvidar los grandes clásicos de Hollywood, el equipo PRÓTESIS te trae el comentario crítico de cincuenta títulos escogidos. Este ensayo colectivo ha sido realizado por el Equipo PRÓTESIS para el número 8 de su publicación en papel, coordinado por David G. Panadero

No te pierdas el monográfico

Publicar un comentario en la entrada