La guerra de las arañas. Antonio Marcelo Beltrán

Un pequeño charco que conecta con un mar lejano, un héroe que surca libremente nuestros cielos...

Reivindicando la fantasía
El periodista y escritor Antonio Marcelo Beltrán pertenece a esa generación perdida de los que nacieron a principios de los 70 y quieren aportar una visión personal del género fantástico. Los ocho relatos que componen La guerra de las arañas ofrecen un abanico de posibilidades que partiendo de lo cotidiano, culminan en la imaginación, siempre de forma asumida, esquivando la postura del fan fatal para desembocar en planteamientos propios.

Si bien en ciertos momentos se percibe la influencia del cine de Lucas y Spielberg —«La guerra de las arañas» y «La patrulla de la muerte»—, influencia, por otra parte, muy presente para muchos, en los relatos de Beltrán prevalece el esfuerzo por expresar un mundo propio partiendo de los escenarios que mejor conoce —de los campos de Galicia a los pueblos del sur de la península, pasando por los barrios dormitorio de Madrid—, sin olvidar su preocupación por lo social y su radical reivindicación del sentido de la maravilla.



el único hombre verdaderamente libre que había


Toda esta combinación libre de materiales propios y ajenos aporta diferentes historias y registros: un pequeño charco de agua que conecta misteriosamente con un mar lejano, un héroe que surca libremente nuestros cielos ganándose la simpatía de los más humildes, un anciano que se escapa de casa para vivir una aventura que quizá solo esté en su imaginación... Y todas estas historias están trazadas con sencillez, con el oficio del que lleva muchos años aporreando el teclado y precisamente por eso no necesita demostrar lo bien que escribe; al contrario, Beltrán se conforma con hacer su aportación de forma eficaz. Como leemos en «El Eléctrico, el último superhéroe»,

He vuelto a dejarme llevar, y aún no les he contado de verdad por qué nos volvíamos locos con el Eléctrico. Pues porque no era sólo la proeza física de verle cruzar la Meseta colgado de los cables de alta tensión, echando un kilómetro tras otro hasta convertirse de nuevo en un puntito; es que en los tiempos de miseria, ignorancia y miedo en los que yo me crié, aquel desconocido excéntrico y errante era el único hombre verdaderamente libre que había.

Conocí este libro por la recomendación de un amigo. Después de leer algunos comentarios favorables, me he decidido a hacer el mío, sabiendo que no soy el primero en recomendar La guerra de las arañas y confiando en no ser, ni mucho menos, el último. De momento, me basta con ayudar a que este autor se encuentre con sus lectores, con nuevos lectores.

Edición Kindle, 2013
Compra online

David G. Panadero


Publicar un comentario en la entrada