Un hombre sin aliento. Philip Kerr

Berlín, 1943: investigación criminal, thriller político e intrahistoria

Extraños asesinatos, intereses mezclados...
En esta entrega, encontramos a nuestro héroe, Bernie Gunther, en Berlín en marzo de 1943, trabajando para la oficina de crímenes de guerra, en donde le encargan realizar la investigación referida a unos restos humanos que han aparecido en un bosque cercano a Smolensko, zona aún controlada por las tropas alemanas.

Lo que inicialmente resulta una encuesta de poca importancia, toma mayor significado ante la posibilidad de que hayan sido encontradas grandes fosas de militares polacos asesinados por los soviéticos en el bosque de Katyn. 

El propio Goebbels, jefe de la propaganda nazi se interesa por esta investigación, ya que podría ser un golpe propagandístico muy importante contra la URSS de Stalin, y más en un momento en que la derrota en Stalingrado, y las malas noticias que llegan del norte de África han empezado a minar la soberbia confianza de los nazis en sus imparables triunfos.


personajes reales, acontecimientos sorprendentes, ¿pura ficción?


Nada más llegar Gunther a Smolensko, empiezan a aparecer extraños asesinatos, que se entremezclan con sus tareas iniciales, y que lograrán embrollar una investigación por sí misma difícil, por los muchos intereses en juego, y en el que, para colmo de males, se presenta una comisión internacional de científicocs, entre la que se encuentra la doctora Kramsta, una polaca que alterará el pulso de nuestro héroe, tanto en lo personal como en lo profesional.

Novela que combina la investigación criminal, el thriller político, y la descripción intrahistórica de un mundo, el de la ocupación alemana de la URSS durante la II Guerra Mundial, en la que se nos muestra las complejas relaciones entre ocupantes y las distintas etnias de ocupados, y donde, con el telón apocalíptico de los hechos militares, se nos relata una apasionante historia de intriga criminal.

Eso sí, con el genuino estilo berlinés de Bernie Gunther, socarrón, lleno de sorna y humor negro, en el que el cinismo parece el único refugio para poder sobrevivir en un mundo abyecto, donde el horror, la sinrazón y la crueldad gratuita, parece dirigir los actos de los hombres. De igual forma nos muestra cómo procurar mantener una cierta dignidad, un poco de vergüenza personal, y hacer un intento desesperado de resguardar algo de su condición de alemán, en una realidad donde sus compatriotas parecen haberse abandonado en un delirio de crueldad y sangre. 

Como en anteriores entregas la ficción criminal se entremezcla con personajes y hechos reales, más en la órbita de lo cotidiano, que nos muestran aspectos chocantes y desconocidos de personajes reales y algunos acontecimientos que como poco resultan curiosos. De esta forma Bernie nos introduce en una manifestación en la Rosenstrasse berlinesa organizada por las esposas de los últimos judíos de Berlín (¡en 1943!), nos enseña los pragmáticos métodos que usaba Hitler para atraer a sus tesis bélicas a la aristocracia militar prusiana, o nos encontramos con siniestros personajes, como nuestro compatriota el psiquiatra Antonio Vallejo-Nájera, responsable de atrocidades realizadas con prisioneros de guerra, que en nada desmerecen las llevadas a cabo en los campos de concentración por sus admirados amigos nacionalsocialistas.

Otra gran entrega de una de las mejores series aparecidas en los últimos años, que es capaz de mezclar apasionantes intrigas policíacas con thrillers políticos e históricos, y con un personaje que parece salido de la pluma del gran Chandler, lleno de inteligencia, humor y cinismo.

Una magnífica novela.

RBA, 2014


José María Sánchez Pardo





Publicar un comentario en la entrada