Rulos, el yonqui — «El sonido de una hostia» (VII)

Un desdentado que tiene mucha prisa y le espera un asunto urgentísimo. Todos sabemos cuál es el asunto


Vasito pequeño. 

Contenido mínimo. 

Maldigo mi suerte
Lo justo para no volvernos locos, unos tienen un poco más, otros menos. Alguno comercia con ella y otros pagan, aunque pagar por esta mierda es absurdo. Si se tiene dinero mejor recurrir a lo bueno. Para que comer jamón plastificado si se pude degustar Jabugo. 

El sabor en las encías, la sensación de que no será suficiente, de que mi cuerpo pide, bueno mejor dicho, exige más. Es lo que hay. Una adicción se cura reduciendo dosis, no elevándolas. Maldigo mi suerte. Tres kilos más y otro gallo cantaría. Todo lo mandaría a la mierda, a las asistentas sociales, a las enfermeras, a los médicos e incluso a la mujer de uniforme que está en la puerta. 



en su cuerpo el delito


Hoy sorpresa, control antidoping. Alguno se queja. Un desdentado comenta que tiene mucha prisa, que le espera un asunto urgentísimo. Todos sabemos cual es el asunto. Mear en un bote y ser descubierto. Le miro y en sus ojos está la culpabilidad. En su cuerpo el delito, está la mitad de jodido que el resto. No tengo nada que esconder. Siempre he sido legal, si he tenido caballo no quería esta mierda. Me sobraba la metadona que fuera. Un enfermero con los botes, acompañándonos individualmente al lavabo. Alguno se retrasa y pide que pase otro en su lugar. Mejor junto a un extraño, todo por la mierda de la metadona. Uno protesta airadamente, el Rubio se pone de su parte animándolo.

—Di que sí colega... —tercia resoplando.

—¡Esto es una mierda! —exclama quien no quería hacerse la prueba. 

—¡Joder que sí tronco!¡Peor que en el maco!

—¡Mierda de CAD!

—¡Ni con el puto Franco era igual!¡Esto es una puta dictadura!

—¡Libertad!

—¡Danos más metadona!

—¡Ehhhh droga gratis!

—¡Más metadona!

—¡Silencio!¡Hostias!

—¡Eh qué tú no sabes con quién hablas!

—¡Con un puto yonqui!

—¡Yonqui lo será tu madre!

—¡Cabrón!

—¡Deja al chaval!

—¡Más metadona!

—¡Esto es una mierda!

—¡Estoy fatal!¡Habéis bajado la ración!

—¡Ehhh droga gratis!

—¡Te voy a dar una hostia!

—¡Cómo toques a mi colega lo flipas!

—¡Más metadona!

—¡Si te pego una hostia te desmonto!

—¡Te crees el puto chochenager o qué!

—¡Yo acabo de salir de Soto del Real!¡Si te doy una hostia te dejo muerto!

Una risa floja interrumpe la escena. Varios compañeros más se suman a la revuelta, varios increpan al guardia jurado, a mi lado y yo con el bote para miccionar. 

—¡Más metadona!

—¡Vamos a por más!

—¿Quién daba droga gratis?

—¡Estoy fatal necesito algo!

—¡Ahora te achantas saco de mierda!

—¡Lo vas a flipar mierda tío!

—¡Cómo te quite la porra te la meto por el culo!

—¡Más metadona!

—¿Qué era eso de la droga gratis?

—¡Yo quiero algo más!

—¡Estoy fatal!

—¿Quién tiene tabaco?

—¡Esto es un atraco!¡Saquen la metadona o la lío parda!

—¡Joder Rubio se te ha ido el panchito!

—¡Es un ensayo!¡A qué acojona...!

—¡Más metadona!

—¡Droga gratis!

—¡Qué saco la tartamuda y me quedo sólo...!

—¡Jurata de mierda!¡Te voy a inflar a hostias!

—¡A quién se mueva lo dejo seco...! ¡No quiero ninguna gilipollez...!

—¡Más brío Rubio!¡Más peliculero¡ Fíjate. ¡Al que se mueva lo masacro...! ¡Todos al puto suelo...!

—Eso es una mierda Rulo, siempre hay un abuelo que te jode el rollo, ¡Qué no me puedo agachar!¡Qué si me agacho ya no me levanto!¿Me puedo quedar de pie...?

—¡Más metadona!

—¿Quién daba la droga gratis?

—¿Y tú como cojones sabes eso...?

—Ya he dado algún palo.

—Venga ya Rubio, no lo flipes.

—¡Jurata te voy a dar de hostias!

—Al trullo dos años...

El ruido de una hostia nos silencia a todos. 

Un compañero con la nariz partida, el guarda jurado satisfecho de su trabajo y el silencio sepulcral.




Publicar un comentario en la entrada