Castigo para los buenos. Craig Johnson

Presiones familiares y políticas que entorpecen la investigación

Implicaciones y ramificaciones
El sheriff del condado de Absaroka, allá en Wyoming, Walt Longmire, decide dejar por unos días el aislado pueblo donde vive, para ir de viaje a Filadelfia, con su amigo cheyenne, Henry Oso en Pie, y asi poder ver a su hija Cady, que trabaja allí de abogada. Pero las cosas se complican, pues nada más llegar, Cady recibe una brutal paliza que la deja en coma, y de la que todas los indicios acusan a su novio de haberla perpetrado. La investigación de todas formas resulta complicada por las presiones familiares y políticas que ejerce el entorno del acusado, y de las poco claras circunstancias del hecho. Sin poder evitarlo, Longmire inicia su propia investigación, acompañado por su ayudante Victoria Moretti, y su larga familia de policías de Filadelfia, el comisario se va dando de bruces con unos hechos complejos, y que afectan a más lugares de poder de lo que inicialmente se vislumbraba. 

Todo esto conforma una narración entretenida, en lo tocante a la investigación, que está llevada de forma admirable, con un final sorpresivo, pero menos sacado de la manga que en anteriores entregas de este sherriff del Oeste. No faltan las habituales consecuencias físicas en el cuerpo de Longmire, que se va dejando la piel, y esto de forma literal, en la investigación, pues sufre serios encontronazos con diversos maleantes.

Otro aspecto a destacar es el uso, a veces un poco abusivo, del tono de hombres de la pradera que están en la gran ciudad, y que enseñan a estos pobres pardillos cómo hay que hacer las cosas. Esto se logra de forma habitualmente simpática, pero en algún caso resulta un poco cansina... 

Y como en anteriores entregas, se vuelve a tratar el tema de la marca que los indios, no los nativos americanos, término denostado por ellos, han dejado entre la sociedad americana, y a cuya sombra, algunos personajes pretenden recuperar un espíritu y un estilo más mítico que real.

En resultas, una muy entretenida novela, que aborda, personajes y escenarios poco habituales en la novela de intriga y policíaca.

Siruela, 2014

José María Sánchez Pardo



Publicar un comentario en la entrada