Con mis propias manos. La Navidad del comisario Ricciardi. Maurizio de Giovanni

Una hermosa historia que en otras manos hubiera derivado en la sordidez
 
El régimen oculta la miseria
Días antes de la Navidad de 1931, aparecen los cadáveres, brutalmente asesinados, de Emanuele Garofalo y su esposa Costanza. La ocupación del finado, centurión de una milicia fascista que trabaja en el gran puerto de Nápoles, parece señalar los motivos de su asesinato, lo que nos lleva a conocer las durísimas circunstancias vitales de los trabajadores pesqueros, así como las peculiaridades de las milicias fascistas, y su papel en la dirección y el control de la vida cotidiana italiana. 

Pero, además, es Navidad, lo cual en Nápoles significa la construcción de magníficos pesebres, ocupación que aúna a todas las clases sociales, pues todas ellas participan de esa gran liturgia, y en cuya creación parece tener algo que ver el asesino de los Garofalo. 

Las pesquisas del comisario Ricciardi, siempre acompañado de su fiel sargento Raffaele Maione, nos procuran un retrato social, económico y costumbrista del Nápoles de 1931, donde la miseria del pueblo es ocultada por un régimen, que pretende vivir en una realidad que se ajusta poco a los hechos; un régimen que para crear esa imagen ficticia de la sociedad utiliza un férreo control tanto explícito como oculto sobre los ciudadanos y sus circunstancias. 

una mirada a la miseria que no cae en el morbo


Como en entregas anteriores, el autor hace una auténtica obra maestra en la descripción de personajes y hechos, con un estilo brillante, que logra crear poética en el relato de situaciones personales muy sórdidas, ya que buena parte de los actores de esta obra está compuesta por gentes sometidas a la miseria cotidiana. Y todo esto, lo logra utilizando un tono que da luz, sin caer en el morbo, o el sórdido solaz, hablándonos del dolor y el hambre, pero sin enfangarse en la resignación ni en el sometimiento... Ese es el gran logro de Giovanni, crear una hermosa historia con elementos que, muy posiblemente, en otras manos darían lugar a una lastimosa crónica negra y sórdida

Maurizio de Giovanni: la vitalidad del género
Otro aspecto muy curioso de esta novela es la descripción que el autor nos regala de la variedad y simbología de los personajes, escenarios y actividades que se proponían en los pesebres napolitanos, jugando con la metáfora entre lo que ocurre en las calles y las muy variadas y profundas simbologías que pueden ser acogidas en un pesebre navideño, más allá de la historia sagrada católica

Y para que nada falte, durante las pesquisas, el sargento Maione, se ve enfrentado a un dilema relacionado con un dolorosísimo drama familiar, que pone a prueba sus más profundas convicciones de persona y padre, y donde el autor nos muestra su capacidad de ahondar en las más dolorosas contradicciones humanas, proponiéndonos sin moralina una más que humana lección de Ética. 

En resumen, otra gran novela de una serie original en sus elementos, brillante en su ejecución, y que nos muestra la vitalidad del género de intriga y policial, con una propuesta de alta literatura de género. 

Lumen, 2014 

José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario en la entrada