Insomnio (Non ho sonno, 2001), de Dario Argento: Mata como puedas (I)

¿Tú crees que esto va en serio? ¿Estás viendo lo que yo?

Tan reiterativo como inconfundible
Abandonada hacía tiempo la posibilidad de seguir una carrera coherente, Dario Argento volvió a la carga con Insomnio (2001), un film que, aún siendo fallido se mire como se mire, resume a la perfección y de manera descarada sus inquietudes, filias y fobias. Al parecer, el feo romano se salió por la tangente al emplear el humor como tributo y forma de exorcismo. ¿O está ese humor solo en la curtida retina de quien esto firma? No sabemos si Argento se tomó en serio esta película; en todo caso recomendamos que no lo haga ni el espectador más despistado.

Un estridente erotismo fetichista, un ingenuo regodeo en las desgracias ajenas, comedia bufa, retórica, insólitos juegos de luz y coreografía en los asesinatos son y serán los sellos distintivos del cine de Dario Argento. El cineasta, desde que diese el pistoletazo de salida en 1969 con El pájaro de las plumas de cristal ha hecho gala de un estilo tan reiterativo como inconfundible que, si bien podía resultar refrescante en sus primeros filmes, acabaría convirtiéndose en una fórmula inmutable, mero soporte para sus delirios temáticos y visuales.


David G. Panadero

Continuará...


Nota del editor:
observe el internauta atento el "huevo de pascua"
que contiene el nombre del cineasta marcado en rojo,
precisamente en la segunda línea del texto.
He ahí una de las claves,
una de las más importantes


Publicar un comentario en la entrada