Alguien recordará tu nombre. Capítulo 7

¿Qué hubiese pasado si no hubieras cumplido esa orden?




El mechón de pelo castaño, rizado, que le caía sobre el lado izquierdo de la cara ocultando el ojo a Claudia B. cuando salió a abrirte la puerta, seguía teniendo el mismo efecto turbador. Todo está como lo recordabas desde la última vez que estuviste allí en marzo del 36. La mujer observa cómo escudriñas los rincones del salón, sentada en una butaca junto a la ventana. «Sírvete tú mismo», indica señalándote una mesa de cristal en la que hay una botella de whisky y otra de agua, vasos, hielo y unos cigarros de los buenos, junto a un encendedor. Estaba esperando la visita, piensas.  «Tomaré agua fresca», dices al ver cómo ella se sirve un trago generoso, sin hielo, intrigada por tu aparición sin motivo aparente. Lejos de incomodarte, la situación te divierte.

Se oye un vozarrón que identificas al instante: «¡Estamos barriendo a esos bolcheviques! ¡Muy pronto haremos la revolución pendiente!». Entró un vendaval azul en el salón que se calma en cuanto Salvador R. se percata de tu presencia. «Debías haberme avisado de la llegada del camarada inspector, Claudia», le dice a la mujer, besándola. «Comisario, si no le importa», lo corriges. «Permíteme que te felicite». «Tampoco debemos exagerar», le respondes sin ocultar el desagrado. «Estabas ocupado y al comisario ya lo conocemos», arguye Claudia, mientras su esposo tomaba asiento junto a ella. «¿Qué tal el viaje a Berlín?», les preguntas. «Llevas el oficio metido en la sangre», te recrimina Claudia. «Los polis cambiamos poco, el trabajo siempre es el mismo», contraatacas. «Reprimir», prosigue. «Hacer cumplir la legalidad por desagradable que sea», apostillas. «Hacíais lo que os salía de los cojones», casi te escupe Claudia. «Algunos», contestas lacónico. «Cinco meses en la cárcel y lo mejor fue verte la cara cuando me tuviste que soltar», interviene Salvador, que había permanecido en silencio. «Cumplía órdenes, no fue por gusto».

Las imágenes del caos de aquellos días se agolpan en la memoria, dejando flotar una pregunta que te persigue: ¿qué hubiese pasado si no hubieras cumplido esa orden? Todo estaba preparado…

Sacas el retrato de Almudena y lo pones encima de la mesa. Ambos la reconocen. «Resultará que era una ladronzuela», sentencia la mujer en tanto que Salvador guarda silencio. Cabía esperar que tal comentario. «No se precipite. Ha aparecido muerta en la Manigua», le cuentas. La única reacción que observas es la de Claudia. Su esposo sigue muy lejos de allí. «El hambre es un tumor moral», farfulla Salvador sin mirar a nadie. «Es posible, pero empecemos por saber quién lo hizo», admites. «¿Piensas que lo hice yo?», ahora sí te mira directamente. «¿Cómo la contrataron?», preguntas a tu vez, al ver que está entrando en tu terreno. «La portera nos la envió porque vino buscando trabajo y sabía que nosotros necesitábamos a una sirvienta. Parecía buena chica, limpia y hacendosa», te responde Claudia. «¿Es de fiar la portera?». Sabe por dónde vas y te responde: «Eso es mejor que lo respondas tú». «Me muevo en otros ambientes», zanjas la cuestión. «¿Quieres saber si me la follaba?», interviene de nuevo Salvador. «No estaría de más». «Jamás», concluye. «¿Cuándo se marchó la última vez que la vieron?».  «A eso de las ocho». «¿Dónde estaban hace cinco días a eso de las nueve de la noche?». «Esperaba a Claudia para ir a una fiesta al Cervantes». Recuerdas las voces cuando hablabas con el Marquesito. Ya era casualidad y mala suerte, porque ibas de cabeza al avispero pero algo te decía que por ahí debías seguir.

Es Claudia quien te acompaña a la salida, aprovechando para decirte al oído un: «Siento mucho lo que pasó» que te suena sincero.

Carlos Martínez Carrasco


leer próximo capítulo


Publicar un comentario en la entrada