Impacto (Blow Out, 1981), de Brian de Palma: traición y derrota (IV)

Jack Terry intenta mostrar ante los medios y la policía la conspiración que hubo detrás del asesinato


El predominio de la ficción sobre la realidad a través de las teorías de conspiración derivadas de uno de los episodios nunca aclarados de la historia de los Estados Unidos, se convierte en una obsesión que De Palma retomará con el personaje de Jack Terry (John Travolta), trasunto del director, en una de las mejores películas de toda su carrera: Blow out (1981). Terry es un sonidista talentoso, que alguna vez colaboró con la comisión King, un grupo de políticos que se unieron para denunciar la corrupción policial en Filadelfia. En el desarrollo de uno de esos casos, no pudo evitar la muerte de uno de sus amigos, el detective Freddie Corso, en un sucio lavabo del centro de la ciudad.



Terry se siente culpable por ese hecho. Piensa que es un traidor. No logró culminar con éxito su trabajo, la policía sabe y vigila sus actividades, y además, una persona cercana él perdió la vida. Durante tres años se ha dedicado a grabar sonidos para películas de terror de bajo presupuesto. Necesita el dinero. Sin embargo, está tan empeñado en olvidarse de su pasado, que no se da cuenta que con el asesinato del gobernador George McRyan se abre para él, de manera impensada, una segunda oportunidad. Una nueva ocasión para salir del oscuro momento en el que está (por los motivos mencionados), y tal vez compartir, junto a la atractiva joven que rescató del automóvil del gobernador, Sally Badina (Nancy Allen), maquilladora de profesión, el reconocimiento deseado por su trabajo y quizás, una nueva vida.

Pero no sólo fracasa en su intento de mostrar ante los medios y ante la policía la conspiración que hubo detrás del asesinato, investigación por la que hizo a un lado todo lo demás, sino en sus planes con Sally quien, a pesar de su tardío esfuerzo por salvarla, muere estrangulada por “Burke” (John Lithgow), mientras la ciudad celebra su fiesta en medio de desfiles y fuegos artificiales. Terry incorporará el grito de Sally a la película de cine Z y obtendrá a cambio la aprobación del director, acto que confirmará el esfuerzo inútil de su aporte, su derrota final.



Gerson Vanegas


Publicar un comentario en la entrada