¡Bang! ¡Bang! Carlos Pérez Merinero

Después de saborear el éxito de la delincuencia, no podrá volver a su vida anterior

Un camino marcado
No somos pocos los que consideramos a Carlos Pérez Merinero el mejor de los escritores de novela negra que ha habido en España. O quizá seamos pocos, y puede que cada vez menos, pero nos conocemos de sobra, por eso tenemos la sensación de ser más... Dentro de una novela negra, la española, a menudo centrada en el paisaje y el paisanaje, en las evocaciones nostálgicas de los más militantes, siempre ha destacado Pérez Merinero por su asombrosa precisión en el manejo de la trama y su soltura a la hora de adentrarse en el monólogo interior de los perturbados...

Esta novela corta, escrita en 1982 a partir de su guion para el cortometraje "Estación de Chamartín", que realizó Manuel Vidal Estévez, nos sitúa en el Madrid de 1975, en medio de huelgas y asambleas. Un joven actor que está en varias listas negras por su rebeldía se encontrará varias veces con un tipo desconcertante e inclasificable. Aunque a este parece sobrarle el dinero, nadie sabría decir para quién trabaja, o a qué se dedica exactamente... El azar, o como se quiera decir, acabará uniendo a los dos en un proyecto común: asaltar una fábrica de lámparas en Villaverde. Aunque en realidad, más que azar se trata de un camino que marca ese tipo extraño, sin que el actor pueda o quiera separarse lo más mínimo de unas decisiones que él no ha tomado.



bordes, cutres y amorales


Todas las constantes de la narrativa del autor se dan cita en ¡Bang! ¡Bang!: una fluida narración en primera persona llena de coloquialismos y giros populares, un sentido del humor que pronto deriva en la melancolía, y por encima de todo un protagonista que, después de saborear las mieles del éxito fácil y la delincuencia, será incapaz de volver a su vida anterior, cuando todo era mucho más estable, a la vez que más aburrido...

Lejos de perderse por los vericuetos del Madrid de la Transición, Carlos Pérez Merinero nos guía con pulso firme por una historia de personajes «bordes, cutres y amorales», como dijo en cierta ocasión un crítico del diario ABC. Y lo hace a golpe de intuición, marcando elipsis significativas —no llegaremos a presenciar el atraco, ni falta que hace—. No hay de qué extrañarse; él presumía a menudo de que no solía documentarse demasiado, ni siquiera cuando escribía sobre crímenes reales. Como el me dijo en una entrevista«¡si el único documento que tengo es el DNI!»

Colección Carlos Pérez Merinero, 2013
Compra en Estudio en Escarlata

David G. Panadero

Publicar un comentario en la entrada