Entrevista con Craig Russell

En el panorama negro de los últimos años, surgió y se quedó un tipo bocazas y socarrón, que no duda de usar la violencia, siempre bien vestido y rodeado de bellas mujeres, que rescató las esencias del más clásico hardboiledEste canadiense, que nos hace recorrer el Glasgow de los años cincuenta, con su vida feroz, sus bestiales policías, y todo teñido con un humor cáustico y muy, pero que muy negro, nos ha regalado con un puñado de libros a cada cual mejor. Hemos tenido la enorme fortuna de poder charlar un rato con su padre literario, Craig Russell, un tipo magnífico, divertido e intenso, que nos habló sobre las circunstancias de este personaje que nos ha devuelto a los grandes protagonistas de novela negra, llenos de intensidad y encanto.

Texto: José María Sánchez Pardo 



¿Cómo es que crea un personaje como Lennox, tan distinto al protagonista de su otra serie, Fabel?

Una de las cosas que me gusta explorar en las novelas es el concepto de la dualidad. Creo que estas series toman mucho del concepto de dualidad, pues es algo que viene de mí mismo. Cuando creé a estos personajes me interesaba que no fueran predecibles, que tuvieran estilos diferentes, que sus caracteres no fueran equivalentes, aunque mantuvieran puntos en común. Se trataba de explorar diversas formas de afrontar el género. Es una manera de ver el género de manera diferente.


Glasgow, ciudad perfecta para la novela negra


¿Por qué eligió Glasgow como escenario de las novelas de Lennox?

Hay dos razones fundamentales. La primera porque es una ciudad perfecta para la novela negra, y la época, los años cincuenta también son un buen escenario. Estas dos razones hacen que Glasgow sea una localización natural. También influyen para elegir Glasgow su personalidad, y por supuesto su ambiente físico. La conjunción de todos estos elementos convierten a esta urbe en un escenario magnífico. 

Además, el carácter de la gente de Glasgow iba muy bien con este tipo de novelas... pues gastan un humor negro muy duro...

De igual forma el contexto social de la época es muy interesante. Había muchas fuerzas en marcha. Glasgow era la segunda ciudad del Imperio Británico, y en esta época el Imperio se estaba derrumbando. 

También es muy interesante el entorno arquitectónico. Era una ciudad oscura, lúgubre por la industria y tenía una arquitectura singular, y la vida era muy dura, de ahí que el marco fuera perfecto. También se parece a Hamburgo, ambos potentes puertos marítimos. Y como en Hamburgo, un humor negro muy característico. 

El entorno social era muy importante también. Glasgow era la segunda ciudad del Imperio Británico, aunque en la época de las novelas de Lennox su importancia empieza a ceder, la ciudad empieza a perder su identidad, su razón de ser, tras haber sido la mayor ciudad industrial del Imperio, y la conjunción de todas estas titánicas fuerzas se nota en la tensión social y en la lucha de clases entre los trabajadores y los ricos y poderosos. Y Lennox es un observador privilegiado de todos estos conflictos y cambios. 

La ciudad estaba dominada por las bandas


¿Glasgow estaba realmente dominada por las mafias criminales, como aparece en sus novelas?

Realmente no, es más bien una licencia poética. Pero la ciudad estaba dominada por bandas, pero no por una gran estructura de crimen organizado. Lo que sí había eran bandas por religiones —conflictos entre católicos y protestantes, muchos navajeros; pero era algo más tribal, más callejero. Hasta finales de los sesenta o principios de los ochenta, es cuando podemos hablar de crimen organizado como tal. Lo único que he hecho es adelantar el fenómeno unos años en mis novelas. 

La vida en Glasgow que usted nos relata, ¿era realmente tan feroz?

Como escritor tengo claro que la verdad es más dura que la ficción. De ahí que pienso que la vida era mucho más dura de lo que sale en mis libros. Por ejemplo en los sesenta se derribó buena parte de los edificios donde vivía la población, para construir torres de apartamentos, que eran auténticos agujeros, pero es ahí es donde vivía buena parte de los obreros de Glasgow. Las condiciones de vida de esa época eran prácticamente tercermundistas, y no se puede olvidar que las diferencias entre ricos y pobres eran enormes. Era muy importante el origen social, pues nacer en el estrato social equivocado podía ser terrible para alguien de Glasgow. 

¿Qué queda en el presente Glasgow de su pasado?

Lo que queda es la calidez de la gente, ese humor cáustico, tan propio de Glasgow. Y desgraciadamente también queda la violencia. Existen sectores de Glasgow en los que si vas a dar por ahí de casualidad, y andas por sus calles, te sientes como un vaquero en el cañón del Colorado rodeado de indios… Todavía quedan muchos problemas sociales. Se podría decir que es la capital del crimen actual.


no siempre está claro quién está dentro o fuera de la ley


Lennox parece ir siempre por el lado salvaje de la vida…

En las novelas de Fabel, el bien y el mal están claramente definidos, pero Lennox vive y funciona en un mundo mucho menos definido, donde más que blanco y negro hay múltiples tonalidades de gris, y donde no siempre está claro quién está dentro o fuera de la Ley. Resulta mucho más interesante escribir sobre un personaje que afronta estos conflictos, que un personaje en blanco y negro.

Si hay una peculiaridad en Lennox es su estilo: su ropa, complementos, coches, hasta los muebles de las casas donde entra… ¿en dónde se inspiró?

Soy lo bastante mayor para tener recuerdos (risas) de lo que había en aquella época, cuando Glasgow iba siempre una década retrasada respecto del resto de Escocia. También recuerdo a mi padre, con su forma de vestir, que vestía impecable, con sus trajes hechos a mano, llevaba siempre su capa a juego, iba siempre muy bien conjuntado y con mucho estilo. Me encanta el estilo de la época.

Pero también es el reflejo del fin de una época, los años en que transcurren las novelas de Lennox, son el principio de la modernidad, y eso se nota por ejemplo en los muebles que aparecen en algunas de las casas donde entra el personaje. Tenga en cuenta que es un momento en que se abandona lo viejo por lo nuevo, y donde también hay un cierto cambio social. Eso queda claro en los objetos que aparecen en las novelas. 

¿Nos puede hablar sobre el humor de Lennox?

Hay un sentido del humor muy escocés, muy negro. Es algo que quería explorar en sus novelas. Quería describir cómo la gente se enfrenta a situaciones muy desagradables, como les pasa a los policías, a los que trabajan en servicios de emergencia, e incluso a aquellos que trabajan en el ámbito de la Medicina. Todos ellos tienen un sentido del humor poco apreciado en general, chistes que el resto de la gente considera de muy mal gusto, pero que considero que consiste en un mecanismo de defensa para poder enfrentarte al sufrimiento, a la muerte. De ahí un humor que permite distanciarse, y desde luego funciona con Lennox. 

De donde saca frases como pasar más desapercibido que un prepucio en una convención de rabinos…

(carcajadas) Tengo muchas cosas alrededor de los judíos, y buenos amigos judíos, y conozco a uno en concreto… Sabes que hay un importante conflicto entre protestantes y católicos en Glasgow, y a un amigo mío le preguntaron: pero ¿tú eres judío protestante o judío católico?

La dura imagen de la policía
Para un escritor que ha sido condecorado por la policía de Hamburgo… ¿cómo es posible la dura imagen que transmite de la policía en las novelas de Lennox? ¿y especialmente de los policías que provienen de las Highlands? 

De momento intento viajar bajo una identidad no reconocible…. (risas)

Lo de los highlanders es algo muy enraizado entre la gente. En Glasgow hay un puente cerca de la estación central, donde quedan muchos de ellos, y se le llama el paraguas de los highlanders …. Ya sabes que los de Glasgow somos famosos por no ser muy altos …. Y se reclutaban policías de las Highlands por ser gente especialmente alta… A Lennox le imponen mucho respeto los highlanders. 

Los cabecillas de las bandas criminales de sus novelas, los Tres reyes, ¿existieron en la realidad?

No. Es un mecanismo que he usado para explicar las divisiones que se daban en la sociedad y el hampa de la ciudad. 


entonces la policía y la sociedad eran muy violentas


¿Cuál es el peso de la Violencia física en esta época?

No hay duda que la violencia estaba presente en aquella época. En aquella generación, la policía, y en general la sociedad eran muy violentas. Creemos que vivimos en una época más violenta, pero no es así. La violencia podía ser institucional, podía ser un arma del Estado. Y se usaba más que hoy en día. A un nivel práctico, hoy en día, gracias a la policía forense, y a técnicas de investigación criminal se obtiene una información, que en la época de Lennox, se conseguía a base de golpes y ejerciendo violencia física sobre los detenidos, de forma más directa y expeditiva con objeto de llegar a la verdad. Todo esto ha sufrido una auténtica revolución en las últimas décadas…

En sus novelas un asunto recurrente es la presencia de personalidades ocultas o problemas de identidad…

Es algo difícil de responder… Es parte de mi psicología como escritor, me parece fascinante cuando uno hurga un poco en la historia, la gente no es quien cree ser… estoy obsesionado con la idea de que no somos una única persona, de que podemos actuar de muy diversas maneras en diversas situaciones. Si te quedas en una único plano, te quedas sin referencias de la complejidad de la vida.

¿Cuáles son sus próximos proyectos?

He escrito ya una nueva novela —top secret, que es completamente diferente, que no es novela negra, y no va a ser publicada bajo el nombre de Craig Russell. De todas formas se va a publicar una más de Fabel y otra más de Lennox, Esta novela de Lennox va a tener un aire de final, aunque deja algunas puertas abiertas. 

Una duda al leer su última novela... Pensábamos que sus libros trataban de tramas negras, pero nos encontramos con aseveraciones sobre Física del estilo de las poderosas fuerzas gravitacionales que tienen los billetes de banco...

(grandes carcajadas) En la época estaban muy en boga las teorías de la Física, como la obra de Einstein de ahí que cogí la idea del gran poder de atracción que podía tener el dinero… ¿no te parece...? (más risas)



_________________________________________________________________________________

Esta entrevista se celebró en la ciudad de Madrid, en el vestíbulo del Hotel de las letras, el lunes 30 de Septiembre de 2013. Hemos de expresar nuestro agradecimiento a Silvia Fernández, de la editorial Roca, por las facilidades que nos dio para llevar a cabo esta entrevista y queríamos expresar un reconocimiento muy especial a Inés Beláustegui Trías, que con paciencia infinita y destreza sin igual, logró ejercer de intérprete entre el autor y el entrevistador.


Publicar un comentario en la entrada