Novelas de espías, tercera entrega: el futuro de la novela de espionaje

Todo ha cambiado, las antiguas alianzas han muerto, lo que antes era malo ahora puede ser bueno, ya no hay bandos tan definidos


La nueva narrativa de espías
Por último, me gustaría anticipar el futuro de la novela de espionaje. Aparte del mencionado Furst, que pasa sin pena ni gloria entre nosotros, solo nos queda el también mencionado Kanon y la figura emergente de estas novelas, Olen Steinhauer. Este señorito, joven y probablemente menos influido por temas históricos, se situó en primera línea de una tacada con El puente de los suspiros, prosiguió su senda con El turista, obra que recomiendo y que le centró en lo que debe ser la nueva narrativa de espías, porque todo ha cambiado, las antiguas alianzas han muerto, lo que antes era malo ahora puede ser bueno, ya no hay bandos tan definidos. Steinhauer recrea una nueva novela de espionaje, cercana al thriller, muy cierto, que le da mucha viveza pero también con el tratamiento más clásico del género, lo cual posibilita una narración muy inteligente. La lealtad es un elemento más en la trama y en los personajes y se asume que el mundo es tan cambiante como los propios intereses de las agencias de espionaje, aunque tal vez semejante autor se merezca un espacio aparte para él solo.

Me gustaría hacer una mención a un escritor español que ha cultivado el género, me refiero a Alejandro Gándara. Una obra suya, Últimas noticias de nuestro mundo, nos acerca a la humanidad que hay en los espías que han perdido el foco de su lealtad y que fue un ejercicio muy interesante.

Me dejo mucho en el tintero y más aún referido a autores que no he tenido la oportunidad de leer o de conocer. Que me disculpen los aludidos.


FIN

Sergio Torrijos


Publicar un comentario en la entrada