Los sótanos del alma (editorial PRÓTESIS nº 8)

Breve presentación del número 8 de nuestra revista en papel, monográfico sobre suspense psicológico, que saldrá en enero de 2014




No hace falta insistir en ello; si esta revista ha llegado a tus manos ya sabes quiénes somos. Sobran presentaciones. Únicamente haremos hincapié en que cuando fundamos Revista PRÓTESIS en 2002 teníamos unos propósitos bien definidos. Propósitos que pasados más de diez años, han ido variando casi sin que nos diésemos cuenta. En lo sustancial nuestros intereses siguen siendo los mismos. Pero la rutina, los años de lectura, la participación en mil y un actos culturales y, sobre todo, el miedo a repetirnos, nos llevan a distanciarnos —al menos por el momento— de nuestras temáticas más queridas para adentrarnos en nuevos terrenos narrativos.



caminos que no admiten vuelta atrás


Esas temáticas tan queridas no eran otras que la novela negra española, enmarcada en un periodo tan interesante como la tan llorada Transición. Y hemos encontrado un nuevo terreno en el que profundizar, que es precisamente la narrativa de suspense psicológico. Muchos factores hacen que esta corriente sea interesante: se desarrolla en los años posteriores a la segunda guerra mundial, cuando el mundo parece haber encontrado la armonía. Entonces, una buena nómina de escritores renueva los temas habituales de la novela negra, descendiendo a los sótanos del alma. El psicoanálisis se había popularizado enormemente... La sociedad se modernizaba a pasos agigantados y la religión iba perdiendo fuerza. Lo que antes se consideraba pecado capital había pasado a denominarse «complejo de culpa».

Hay caminos que no admiten la vuelta atrás, y el suspense psicológico es uno de ellos. Por más que avance la Psicología entendida como ciencia, aunque evolucione la narrativa y la forma de entender a los personajes de ficción, ha quedado un legado indiscutible, una forma de escribir, una forma de hacer cine que tiene sus orígenes en esos momentos de aparente paz,  de aparente conformismo, a mediados del siglo pasado. Maticemos, por si a estas alturas todavía hiciese falta, que esa paz y ese conformismo son solo «aparentes». Y echemos más leña al fuego: si algo hemos aprendido después de leer tantas novelas negras, es que las apariencias engañan. Es más: que el engaño o la manipulación son el leitmotiv sobre el que se construyen las novelas, las películas del género

No queremos adelantar más ideas, que irán apareciendo a lo largo de la revista. De momento nos conformamos con cerrar este editorial haciendo hincapié en un punto más. A menudo se ha tenido una visión polarizada del género, contraponiéndose novela negra, comprometida y auténtica, con novela policiaca o de misterio, burguesa y falsaria. Te invitamos a que te pasees por estas páginas. Quizás descubras un «nuevo» espíritu crítico dentro de la sutileza y la insinuación de estas viejas novelas.

Desde 10€, apoya nuestro crowdfunding en Verkami



Publicar un comentario en la entrada