Lona de tinieblas. Rafael Marín

España, años 60: sus clichés, sus anhelos, sus miserias...

Torre, sin pasado ni referencias
Torre, el detective sin licencia de Cádiz, recibe una urgente petición de ayuda de un viejo conocido acusado del asesinato de su pareja. Éste es nada menos que Curro Galiana "Kid Levante", el boxeador que en un combate en 1970 truncó la carrera de Torre como púgil y como persona, pues le provocó una total amnesia de los años previos a ese infausto día. A partir de ese momento, por un lado, seguimos el relato de las pesquisas que llevan a Torre por muy diversos escenarios de la sociedad gaditana, especialmente los usos y costumbres de la comunidad china de la ciudad, y por otro lado, se nos relatan los veinte años previos a la fatídica noche en que un mal golpe dejó a Torre sin pasado ni referencias personales. De esta forma las dos narraciones se van entrelazando, y nos van mostrando las singularidades de la historia y personalidad del protagonista. Y mientras seguimos a Torre en sus pesquisas para desvelar el crímen, se nos da un paseo por las variadas facetas de la sociedad gaditana, con una mirada llena de lucidez y cariño por la ciudad y sus gentes; y al tiempo que se nos cuenta la historia de la juventud de Torre, se nos deja entrever una magnífica galería fotográfica de la España de los años 60, con todos sus clichés, sus anhelos y sus miserias. Como en anteriores entregas de este gran personaje, el autor nos regala con el habla chispeante y subyugante de Cádiz, lo que nos permite andar y respirar por esta soleada y ventosa ciudad, y como en otras obras de este autor con un estilo y una prosa, precisa y rica, en la que la sensibilidad y la acción se conjugan, resultando una apasionante y emocionante novela.

Quorum, 2013
Compra en Estudio en Escarlata

José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario en la entrada