Historia elemental de las drogas. Antonio Escohotado

La lucha contra la droga, lejos de ser una consecuencia, puede ser la auténtica causa del problema de la drogadicción

Sustancias prohibidas...
El gran público lo conoce como una voz antiguamente habitual en los debates en los medios de comunicación en torno a la legalización de las drogas, pero Antonio Escohotado es licenciado y profesor de filosofía y ha escrito varios libros técnicos relacionados con su especialidad. No obstante, la fama la ha obtenido con su Historia de las drogas (1989), una ambiciosa recopilación de gran parte del saber en torno a esta cuestión en formato enciclopédico con varios tomos. Para hacer esta magna obra más accesible al público, el propio autor publicó un resumen de la misma, la Historia elemental de las drogas en 1996. El uso de sustancias que alteran la percepción es tan antiguo como el hombre, y a lo largo de las diferentes épocas y culturas su función oscila entre el chamanismo, la medicina y el disfrute personal; la historia más reciente se centra en la aparición de todo tipo de estupefacientes sintéticos y en la lucha contra el tráfico de las sustancias prohibidas.



sin prohibición, ni muertos
ni adulteración ni mafias


De clara intención divulgativa, el libro sustenta además una tesis no enunciada de forma explícita en ningún momento pero muy clara a lo largo de todo el texto, no tanto a favor de la legalización como en contra de la prohibición. El libro fue escrito en la época en la que estaba ya cayendo por su propio peso la distinción entre drogas blandas y duras, que nunca estuvo basada en ningún criterio científico. También está más que cuestionado el concepto del presunto adicto a las drogas, como exponen especialistas en psiquiatría como González Duro; la figura del drogadicto como enfermo y víctima sería según Escohotado, y también según muchos médicos, una creación cultural derivada de la prohibición y una profecía autocumplida de los prohibicionistas, puesto que la lucha contra la droga, lejos de ser una consecuencia, sería la auténtica causa del problema de la drogadicción. Sin prohibición no habría muertos por sobredosis, adulteración con el correspondiente riesgo para el consumidor, enormes recursos del estado policiales, judiciales y penitenciarios dedicados a la lucha contra el tráfico ilegal... ni tampoco un enorme negocio para las mafias dedicadas a dicho tráfico. El autor no llega a sugerir que los responsables políticos estén consintiendo dicho lucro, o tal vez beneficiándose directa ni indirectamente de él, pero probablemente el libro llevará a muchos lectores a reflexionar y hacerse preguntas en ese sentido.

El hecho de que el debate en torno a la legalización de las drogas parezca estar olvidado y cerrado, si bien podríamos decir que en falso, en los medios de comunicación, debería ser un acicate para conocer y valorar las tesis de Escohotado, indudablemente uno de los autores que más se ha preocupado por esta cuestión. 

Anagrama, 2000

José Antonio López (Jalop)
Publicar un comentario en la entrada