Los huesos del invierno (Winter's bone). Daniel Woodrell

Gentes que bordean la indigencia, y preparan metanfetamina

Degradación y violencia
La joven Ree Dolly tiene un problema. Su padre está bajo libertad condicional, y desaparece. Como no dé pronto señales de vida, su hija y el resto de su familia, una madre demente y dos hermanos pequeños, serán expulsados de su casa. De esta forma inicia una búsqueda desesperada por una región y algunas de las comunidades más salvajes y atrasadas de los EEUU, en la meseta de Ozark, entre Missouri y Arkansas. La peregrinación a la que se lanza, se da con un muro de silencio entre familiares y miembros de clanes adversarios, y encima bajo un terrible temporal de nieve, todo lo cual convierte sus pesquisas en un callejón sin salida: solo recibe golpes y amenazas de unas gentes que viven en condiciones ligeramente por encima de la indigencia, y cuyo mejor modo de ganarse la vida es preparar metanfetamina. La novela resulta impresionante por el escenario elegido, que parece imposible en el siglo XXI, por la descripción de unas gentes con costumbres y reacciones terribles, que no esconden ni su degradación ni su violencia, y por una protagonista, que lucha por sus seres queridos contra el hambre y el deshaucio, y que de paso intentará crear un espacio para sus anhelos y ambiciones adolescentes. Fascina la ambientación tanto física como moral de esos territorios, y destacan dos personajes cercanos a la protagonista, su tío Lágrimas y su amiga Gail. Una fantástica novela en la que se inspiraron para realizar una gran película.

Alba, 2013

José María Sánchez Pardo


Publicar un comentario en la entrada