Con todo el odio de nuestro corazón

Fernando Cámara, ganador del XVI Premio Francisco García Pavón, explica las razones de su odio

Que la pluma sea más fuerte que la espada
Me estafaron con las preferentes. Y lo peor de todo no fue que mi banco me engañara, sino que un gobierno elegido por el pueblo apoyara la jugada mientras la justicia se inhibía. Cuando descubres que las reglas se rompen, que tu mundo se puebla de desahuciados con créditos imposibles a sus espaldas y que a los ahorradores se les arrebata su futuro a base de engaños, es cuando rezas para que uno de los muchos Charles Bronson que gritan su odio por internet, cumpla con sus amenazas.

Pero nadie salió a la palestra. Los escraches fueron el límite de actuación y ni yo ni nadie buscó arma ni oportunidad. Y fue entonces cuando me decidí a escribir este libro, con la esperanza de que la pluma fuera más fuerte que la espada.

Pero antes de redactar una sola línea, me hice una firme declaración de principios para no apartarme del sentimiento que quería transmitir y que me quemaba por dentro desde hacía meses.

Quiero contar una historia sobre el odio más profundo que se pueda llegar sentir, tan fuerte que te obligue a atentar contra tu enemigo como único método posible de justicia y sosiego. Una historia sobre gente que no tiene nada que perder y prefiere el sacrificio para justificar su existencia vacía.


Una historia reflexiva sobre lo que nos ocurre, quizá a un año vista, y que nos ancle a este momento que, con el tiempo, la historia juzgará como periodo deprimido, dócil, oscuro, de pura sumisión a la barbarie de la incompetencia dirigente. Periodo deshumanizado plagado de líderes sin directrices morales.

Una historia sobre la posibilidad del terrorismo ciudadano como solución para combatir esta brutal injusticia social. Una historia sobre los límites de pensamiento y de acción en estas guerras modernas del capital, tan antiguas como el propio ser humano.

Hoy, más allá de la catarsis que esperaba obtener al escribir la novela, me reafirmo en estos brutales sentimientos cuando veo la lejanía y el asco que el ciudadano medio parece provocar en esta clase política dedicada a aglutinar votos que transforma en cheques en blanco.

Pero no todo fue oscuridad, y quizá, detrás de este viaje literario al infierno, sí que llegué a atisbar una esperanza en la propia gente, en nosotros, capaces de momentos sublimes cuando dejamos de actuar…


Fernando Cámara


CON TODO EL ODIO DE NUESTRO CORAZÓN es una distopía en un futuro inmediato en el que la corrupción política y económica ha destrozado la sociedad civil, condenando a la clase media a vivir en asentamientos chabolistas del extrarradio. Un profesor arruinado por la crisis, un joven desequilibrado y la directora de una sucursal bancaria, angustiada por haber vendido preferentes a clientes indefensos, deciden que el origen del horror social tiene nombre y apellidos, un DNI concreto, y debe ser eliminado para devolver la justicia al pueblo.

El jurado, compuesto por Sonia García Soubriet, David G. Panadero, Óscar Urra Ríos y Jesús Egido Salazar, concedió por unanimidad el XVI Premio Francisco García Pavón de Narrativa convocado por el Ayuntamiento de Tomelloso.

La novela saldrá a la venta en septiembre editada por REY LEAR.


Fernando Cámara (Madrid, 1969) es cineasta y escritor, nominado al Goya por el largometraje Memorias del ángel caído y director de las tvmovies El caso Wanninkhof y El crimen de los marqueses de Urquijo. Es profesor de narrativa audiovisual en el CEV (Escuela Superior de Comunicación de Imagen y Sonido). Su primera novela NecróParis, fue nominada a los premios Ignotus y Nocte. 



Publicar un comentario en la entrada