The Wanderers. Las pandillas del Bronx. Richard Price

Un retrato conmovedor de una juventud confusa. El ritmo imparable de Nueva York; sus calles y sus gentes

Juntos se hacen fuertes

Pudimos conocer The Wanderers en su momento a través de la versión cinematográfica que realizara Philip Kaufman en 1979, y seguramente para muchos, el recuerdo de esta película juvenil ha condicionado el conocimiento de esta novela de Richard Price. Porque en sus páginas, lo cómico va de la mano de lo erótico —esas primeras aventuras llenas de torpeza e indecisión, como corresponde a los chavales—, pero la novela trasciende con mucho el aire festivo y pintoresco de la película para ofrecer, en palabras de William Burroughs, "Un retrato conmovedor de una juventud confusa".

Ciertamente, debió ser complicado dar una estructura de guión cinematográfico al libro de Price. Doce capítulos componen la novela, que además se podrían leer de forma independiente, ya que solo están cohesionados por la aparición de los personajes principales, con Richie Gennaro a la cabeza. Por lo demás, el autor prefiere no traicionar demasiado el ambiente costumbrista, y define a los personajes y las calles de forma rápida e intuitiva, introduciéndonos en el ritmo imparable de Nueva York.


una mirada adulta al problema de la juventud


Chinos, negros, latinos, italianos... Todos tienen una banda en la que integrarse, y dentro de la misma se sienten fuertes, como si pertenecer fuera el rito de paso que les ayuda a dejar atrás la infancia, la burbuja que les aísla del mundo exterior, ignorando que ya no son niños y que pronto tendrán que tomar decisiones, como los adultos que en realidad son...

Joey gritaba y berreaba, y la multitud desfiló por la calle entre cánticos, antorchas llameando y la bandera bien alta. Joey bramaba y rugía, con las venas del cuello henchidas de sangre y odio, y todos se imbuyeron de su pasión y le devolvieron rugido por rugido. Incluso los más pequeños echaban espuma por la boca. 

Richard Price escribió esta novela solo con 24 años, trayendo así de forma espontánea un clásico moderno; después llegarían más éxitos como La vida fácil, o el premio Edgar como coguionista de la serie The Wire, de la HBO. Con todo, The Wanderers es una oportuna recuperación para el lector español, que encontrará una de esas raras obras que aportan una mirada adulta al problema de la juventud.

Mondadori, 2013

David G. Panadero

Publicar un comentario en la entrada