La promesa de Kamil Modrácek. Jirí Kratochvil


La brutalidad de un sistema político, telón de fondo de una historia muy dramática donde no falta la ironía

Una venganza que acaba en astracanada

Años cincuenta. Brno, Checoslovaquia, en plena dominación comunista. El arquitecto Kamil Modrácek padece acoso policial y sufre una terrible desgracia que le impele a una venganza inspirada en un texto de Nabokov, y que deriva en una situación aberrante para él y toda una serie de personas involucradas. Sobre esta trama se dibujan múltiples pequeñas historias, personales, sociales e incluso biográficas, que nos van metiendo en una historia con tintes muy dramáticos, pero que es envuelta en pequeños flashes llenos de ironía, humor negro y retranca en la mejor escuela centroeuropea. Y todo esto dentro de una historia personal llena de dolor, en la que se nos propone una venganza, que pretendiendo ser justiciera termina en triste astracanada, con tintes casi surrealistas. A lo largo del texto se nos van alternando las historias personales con otras más descriptivas, como las de personas que afrontan las nuevas circunstancias políticas, y las muchas situaciones delirantes que se generan en un sistema como el imperante en Checoslovaquia entonces. Pero el miedo y el dolor no abandonan una historia, que con momentos simpáticos e incluso carcajeantes, nos cuenta cómo un hombre tiene que afrontar la pérdida de alguien querido por la insania y la brutalidad de un sistema político, y cómo intenta desesperadamente dar sentido a su existencia. Destacan mucho los personajes secundarios, especialmente el detective huelebraguetas Daniel Koéi, que infunde vida y desparpajo al ambiente, un tanto lúgubre. Y por último no se puede dejar pasar la poderosa reflexión que se hace sobre las relaciones entre realidad y ficción, aunque en este caso sería mejor hablar de las relaciones entre ficción y realidad. Un hermoso y apasionante libro.

Impedimenta, 2013

José María Sánchez Pardo


Publicar un comentario en la entrada