Ultimo domicilio conocido. Joseph Harrington


Nueva York puede fagocitar a un hombre sin dejar rastro

Él, de vuelta, y ella, perspicaz

Frank Kerrigan, teniente del Departamento de Policía de Nueva York, es degradado por el nepotismo de sus superiores al detener al hijo crápula de un poderoso abogado y político muy bien relacionado. Esto le lleva a recorrer las calles en misiones de poca importancia con la bella novata Jane Boardman. En lo que aparenta una misión sin importancia, se les ordena encontrar a un hombre, testigo protegido en un importante juicio contra el crimen organizado. Y lo que parece una tarea rutinaria se convierte en una auténtica caza del hombre, por el dédalo de calles y apartamentos de la ciudad de Nueva York, que puede fagocitar a un hombre en sus entrañas sin dejar rastro. La novela es fantástica en su sencillez, pues nos relata los agotadores y denodados esfuerzos de la pareja de protagonistas a la búsqueda de un hombre que se ha convertido en una sombra. Y para ello usa sus muy distintos caracteres y actitudes: duro, perseverante y ya de vuelta, Kerrigan, en contraste con la ingenuidad de la experiencia, compensada por una fina perspicacia de Boardman. El libro recorre las muy diversas realidades personales y sociales que se pueden dar y esconder en la maraña monstruosa de la Gran Manzana. Una estupenda novela.

Ediciones del azar, 2013

José María Sánchez Pardo


Publicar un comentario en la entrada